goldman sachs benefice divise par deux au deuxieme trimestre mais meilleur qu attendu grace au trading

El buen accionar de los mercados en las últimas semanas, tanto en Europa como en Wall Street, hizo que varios inversores aguarden ahora el comienzo de un período alcista. Si bien desde Goldman Sachs llaman a la prudencia y aseguran que «el mercado bajista no terminó«.

«Las condiciones que son típicamente firmes con una depresión del mercado aún no fueron alcanzadas. Aguardamos votaciones mucho más bajas (en armonía con niveles regresivos), un mínimo en el deterioro del desarrollo y un pico en las clases de interés antes que empieze una restauración sostenida» de las bolsas, resaltan los estrategas del banco americano, considerado una ‘mano fuerte’ de los mercados financieros.

Sabiendo este diagnóstico, desde Goldman aconsejan una «estrategia de contrapesos, mezclando compañías de calidad, cómputos fuertes y márgenes equilibrados con compañías de profundo valor, energía y elementos básicos, donde los peligros de opinión son limitados».

«Nos agradan las compañías que tienen la posibilidad de conjuntar las ganancias y los desempeños por medio de una combinación de reinversión y dividendos en todo el tiempo», agregan.

HABRÁ RECUPERACIÓN EN «ALGÚN PUNTO DE 2023»

A pesar de que son negativos en un corto plazo, resaltan que «en contraste al último período, una mayor diversificación entre estilos y zonas, tal como un mayor enfoque en la opinión, debería prosperar los desempeños en el lapso de 2023». Por este motivo, aguardan que en «algún punto» del próximo año se genere la transición hacia una etapa de «promesa» en la llegada del mercado alcista.

Sobre el reciente repunte vistos en los mercados, estiman que «no es el primero» que se genera en el presente mercado bajista, y afirman que va a tener un efecto mucho más dañino la agilidad de la subida de géneros de interés que su nivel absoluto, «puesto que probablemente los inversores se centren poco a poco más en el desarrollo y debilidad de las ganancias».

El presente mercado bajista lo definen de qué manera «cíclico», en tanto que se identifica por estar impulsado «​​principalmente por el período económico y por el incremento de las tasas de interés, provocando miedos de recesión económica». Esta clase de ocasiones, añaden, traen caídas de cerca del 30%, duran 26 meses y se tarda 50 meses en recobrar los escenarios anteriores.

«Este es mucho más suave que las caídas promedio del 60% en los mercados bajistas ‘estructurales’, que son en buena medida socios con enormes burbujas de activos y apalancamiento del campo privado», expresan desde Goldman.

No obstante, todas y cada una de las previsiones tienen la posibilidad de alterar de manera rápida, puesto que «los mercados de valores son muy sensibles a la novedosa información que cambia las percepciones«, y desde la entidad financiera ponen como un ejemplo el efecto provocado por la tasa de inflación en USA, que en el mes de octubre subió menos de los aguardado, o el descenso en los costes del gas.

TIPOS DE INTERÉS

Con relación a las próximas resoluciones de la Reserva Federal, resaltan que los modelos de interés «tienen la posibilidad de sostenerse mucho más altos a lo largo de mucho más tiempo del que el mercado está descontando», aún si se genera un «aterrizaje despacio» de la economía estadounidense. Piensan que el pivote hacia el recorte de tipos no se generará hasta 2024.

En el presente contexto inflacionario ven que «las acciones semejan mucho más interesantes que los bonos«, si bien recuerdan que «si la moderación de la inflación resulta ser impulsada por un desarrollo mucho más enclenque y mayor desempleo, probablemente el alza de la renta variable se limite desde los escenarios de opinión recientes, puesto que las intranquilidades sobre un menor desarrollo podrían abrumar cualquier alivio de la tasa de interés«.

Las previsiones tienen que reposar en un acertado diagnóstico del contexto de hoy, en tanto que «una economía enclenque que prosigue deteriorándose es muy distinta de una economía que se está volviendo menos mala«.

«Generalmente, la historia recomienda que el peor instante para obtener acciones es en el momento en que el desarrollo se está contrayendo y el impulso se está estropeando, y el más destacable instante es en el momento en que el desarrollo es enclenque pero avanza hacia la estabilización», resaltan.

Esta etapa de optimización del impulso del desarrollo va a llegar «en algún instante de 2023», al tiempo que «el período mucho más próximo semeja menos agradable«. Pero antes, concluyen, «aguardamos una etapa de capitulación en los activos de peligro antes que se constituya un suelo«.

Por Dani