Singular Bank infrapondera la renta variable y se decanta por los bonos para 2023

Singular Bank hizo públicos sus consejos de inversión de cara al próximo curso, en el que sugiere infraponderar la renta variable a favor de los bonos, más que nada en los primeros meses del año, gracias a que «las subidas de las tasas de interés mejoran el atrayente de la renta fija y deprimen las votaciones de las compañías, perjudicadas por el enclenque desarrollo económico y de las ventajas».

La rentabilidad de la renta fija corporativa, añaden, ahora tiene dentro en sus votaciones el período de subidas de los modelos, con lo que la recomendación de Singular Bank es invertir la liquidez en activos monetarios con plazos de vencimiento entre los 6 y los 18 meses.

La entidad resalta que el crédito corporativo tiene la mejor relación del binomio rentabilidad-peligro, en tanto que los diferenciales crediticios son superiores y ahora descuentan una crisis mucho más prolongada o profunda que los múltiplos bursátiles recientes.

«Aparte de esto, los cómputos empresariales y familiares son, por norma general, mucho más robustos que en crisis precedentes, con lo que la morosidad debería sostenerse contenida. Siguiendo esta línea, la recomendación de inversión debería centrarse en bonos empresariales con nivel de inversión en plazos intermedios, deuda bancaria senior en plazos cortos y también intermedios y bonos high yield (predominantemente en plazos cortos y con el dólar estadounidense cubierto)», añaden.

En lo que se refiere a la renta variable, el banco ve posible que en los primeros meses de 2023 los enormes índices fluctúen en el rango reciente. «Frente esto, el inversor debe hacer movimientos tácticos, en los escenarios de exposición y en la composición geográfica, sectorial y temática», resaltan.

No obstante, resaltan que asimismo «tienen la posibilidad de aparecer ocasiones de inversión sectoriales y temáticas por las que podría realizarse una apuesta inversora mucho más combativa«, frente a lo que aconsejan «centrarse en los campos favorecidos por las subidas de géneros de interés y por el incremento del coste de la energía, y en negocios con poder de fijación de costes como son los de energía, salud y financiero».

También, las inversiones en energía y otras materias primas proseguirán siendo personajes principales en 2023, debido al «precario equilibrio oferta-demanda y a que la visión de crisis energética y alimenticia prolongadas que mantendrán los costos en escenarios próximos a los presentes».

«Por poner un ejemplo, el petróleo debería sostenerse sobre 80 dólares americanos el barril, por la oferta limitada y la restauración de la demanda tras el desenlace de la pandemia. El oro, por su lado, proseguirá bajo presión de acuerdo incrementa el coste de ocasión con las levantas de tipos. En este aspecto, el inversor debería centrar su propósito en una cesta diversificada de materias primas, aparte de tener una exposición directa y también indirecta al petróleo y el gas natural», resaltan.

Roberto Scholtes, jefe de estrategia de Singular Bank, cree que «los mercados se tienen la posibilidad de estar precipitando al descontar recortes de tipos ahora en 2023«, con lo que prevé «un repunte moderado de las curvas de deuda en los próximos meses”.

La entidad bancaria asimismo se pronounció sobre la evolución de los modelos de interés en USA, entre los enormes agitadores de las bolsas mundiales, y en este sentido espera que «la Fed separe la visión de recortes de sus tipos, incidiendo en la fortaleza del mercado de trabajo y en la necesidad de sostener unas condiciones de financiación restrictivas»

RECESIÓN EN EUROPA Y ESTADOS UNIDOS

Singular Bank asimismo hizo sus previsiones macroeconómicas para el año próximo, entre aquéllas que incluye un ámbito base con una recesión en USA y Europa, al paso que China medraría en el ambiente del 4% interanual «por desequilibrios internos y menor demanda global».

La contracción en Europa sería, según el ámbito base, del 0,1% de forma anual, y se concentraría en la primera mitad del año, si bien resalta que esta cantidad es dependiente en buena medida de la evolución de la guerra en Ucrania.

Asimismo aguardan unas «tasas de inflación altas, exponiendo una progresiva moderación» conforme el año avanza. Frente este ámbito, aguardan que la Reserva Federal eleve las clases de interés hasta el 5% en el año, al tiempo que el Banco Central Europeo llevaría el género de refinanciación al 3%.

Por Dani