Archivan la causa contra el conductor del autobús que cayó al Lérez en Nochebuena

El conductor del autobús que cayó al río Lérez en la Nochebuena de 2022, provocando la muerte de siete personas, ha sido exonerado de los cargos, de acuerdo con el auto emitido por el Juzgado de Instrucción número 1 de Pontevedra. A pesar de que el informe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil sugería un exceso de velocidad como la principal causa del siniestro, el juez ha descartado esta acusación, argumentando que no hay suficientes evidencias para sostenerla.

El juez encargado del caso ha matizado las conclusiones presentadas por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que apuntaban a un exceso de velocidad como la causa principal del accidente. En el auto, que consta de diez folios, el magistrado considera que la velocidad no puede ser la única causa eficiente del suceso y cuestiona la afirmación rotunda de que el conductor no había adecuado la velocidad del vehículo. De hecho, enfatiza que si la velocidad fuera el único factor, «sorprende que el día anterior en el que la velocidad del conductor era de 91 km/h no se hubiese producido un accidente».

El juez cuestiona el informe de Tráfico

Además de discrepar con la conclusión del informe pericial sobre la velocidad, el magistrado también pone en tela de juicio la afirmación de que ni el mal tiempo ni las adversas condiciones del firme fueron factores relevantes en el siniestro. Según él, «No es comprensible cómo se llega a tal afirmación».

El juez se apoya en el hecho de que el tramo donde ocurrió el accidente había sido señalado como un punto conflictivo y había sido objeto de mejoras de seguridad. En este sentido, critica que a pesar de estas condiciones, el informe no le otorga la relevancia necesaria al estado de la vía en la producción del accidente, sino que se la otorga al exceso de velocidad, que, como también se dijo, no consta acreditada en ese momento. El magistrado concluye que «No es posible afirmar una imprudencia sobre una hipótesis, la de la velocidad excesiva del conductor».

Con este razonamiento, el juez descartó que haya indicios de la comisión de una imprudencia grave o menos grave por parte del conductor del autobús. En su auto, el juez afirma que la conducta del conductor no puede ser calificada como peligrosa y que no consta que haya cometido ninguna infracción de las normas de tráfico, ni siquiera referida a la velocidad, como se ha expuesto reiteradamente.

Este caso ha generado gran expectación en la sociedad, y su resolución ha sorprendido a muchos. Aunque la exoneración del conductor no devuelve las vidas perdidas en el fatal accidente, sí ofrece una perspectiva diferente sobre las causas que pueden haber provocado el suceso. Aunque el informe de la Guardia Civil apuntaba a un exceso de velocidad como causa principal, el juez consideró que no había suficientes evidencias para sostener tal afirmación. La decisión del juez de Pontevedra pone de manifiesto la importancia de realizar una investigación rigurosa y objetiva en casos de accidentes de tráfico con víctimas mortales.