«¿Sabía Sánchez por dónde iban a ir los tiros de la ponencia del TC?»

La Junta de Andalucía se encuentra en un estado de incertidumbre y tensión ante la posibilidad de que se anule el Caso de los ERE. El Tribunal Constitucional (TC) ha emitido una ponencia favorable a la revisión y anulación de la condena por prevaricación que pesa sobre la exconsejera andaluza Magdalena Sánchez. Esta decisión del TC se alinea con la postura de la Fiscalía, generando preocupación dentro de la Junta.

El portavoz del ejecutivo regional, Ramón Fernández-Pacheco, expresó su inquietud durante la rueda de prensa que siguió al Consejo de Gobierno del martes. Fernández-Pacheco criticó abiertamente la «intromisión constante del Gobierno del PSOE en los procedimientos judiciales». Su crítica se centra en particular en aquellos casos que ya han sido ratificados por el Tribunal Supremo.

¿Conocía el Estado la comunicación del TC?

La Junta ha insinuado que el Estado podría haber tenido conocimiento previo de la última comunicación del TC. Esta sospecha se basa en un mitin socialista para las recientes elecciones europeas celebrado en Benalmádena, donde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recordó a Magdalena Sánchez, que fue titular de Hacienda de la Junta durante diez años y también Ministra de Fomento entre 2004 y 2009. Fernández-Pacheco planteó retóricamente la pregunta: «Nos preguntamos si el presidente sabía por dónde iban a ir los tiros de la ponencia».

Fernández-Pacheco añadió que «la Justicia española, su prestigio e imagen de independencia, quedarían muy tocados si se llegara a anular el caso más grande de corrupción que hemos tenido en España». El Caso de los ERE es infame por su magnitud y por la cantidad de políticos y funcionarios implicados, haciendo de su posible anulación un golpe a la credibilidad del sistema judicial español.

Desde la Junta, aseguran que seguirán de cerca el desarrollo de este asunto, observando «qué magistrados se abstendrán» y cuáles no. La sorpresa y desconcierto son palpables entre los miembros de la Junta, ya que no entienden cómo se puede llegar a revisar las condenas de «un caso que ha sido valorado y analizado hasta por 20 jueces distintos«.

El Caso de los ERE ha sido un tema recurrente en la política española en los últimos años, y su posible anulación podría tener repercusiones significativas tanto a nivel regional como nacional. La sospecha de que el Gobierno puede haber tenido conocimiento previo de la decisión del TC añade un nuevo elemento de controversia a un caso ya de por sí polémico. Mientras tanto, la Junta de Andalucía y su portavoz, Ramón Fernández-Pacheco, esperan con ansiedad y preocupación el resultado final de esta situación.