Sarah C. Darwin.

En un fascinante viaje que parece sacado de las páginas de un libro de historia, Sarah C. Darwin, tataranieta del célebre científico inglés Charles Darwin, ha llegado a las islas Galápagos. Este viaje es parte de una expedición llamada ‘Darwin200’, que tiene como objetivo recrear la famosa travesía del ‘Beagle’, el barco en el que su tatarabuelo concibió la teoría de la selección natural de las especies. Pero esta expedición no es solo una simple recreación histórica, sino que también es una oportunidad para llevar a cabo investigaciones vitales para la conservación de nuestro planeta.

La propia Darwin es solo una de las decenas de investigadores que participan en esta expedición, que viaja a bordo del velero neerlandés ‘Oosterschelde’, siguiendo la misma ruta que el ‘HMS Beagle’ siguió hace 200 años. Así, la expedición se convierte en una especie de laboratorio flotante donde los participantes pueden realizar sus investigaciones y difundir mensajes sobre la conservación del planeta.

Uno de los aspectos más notables de esta expedición es que involucra a 200 jóvenes investigadores y conservacionistas de todos los países del mundo, los cuales se alojan en grupos en el ‘Oosterschelde’. En las islas Galápagos, a 1.000 kilómetros al oeste de Ecuador, se unirán a investigadores de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) y del Galápagos Science Center (GSC). Juntos, llevarán a cabo tres de las once investigaciones que se realizarán en el archipiélago.

Las islas Galápagos, reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, son un lugar ideal para estudiar los impactos del calentamiento global. Los profesores de la USFQ e investigadores del GSC, Pieter Van’t Hof, Diana Pazmiño, Daniela Alarcón y Juan Pablo Muñoz, se unirán a la expedición ‘Darwin200’ con este propósito.

Además, desde el 14 al 17 de mayo, la expedición ‘Darwin200’ y el Galápagos Science Center colaborarán estrechamente para ampliar las observaciones de Darwin y abordar desafíos ambientales mediante la investigación y las acciones de conservación conjuntas. Durante este tiempo, Sarah C. Darwin investigará los tomates endémicos de Galápagos, un estudio que le ayudará en su doctorado.

El ‘Oosterschelde’ llegó a las Galápagos el pasado 25 de abril, y desde entonces los investigadores de la USFQ y del Galápagos Science Center han estado trabajando para profundizar las observaciones de Darwin, pero con un enfoque en los desafíos ambientales actuales.

Pieter Van’t Hof, por ejemplo, dirigirá un proyecto sobre la taxonomía del tomate endémico de Galápagos junto con Sarah C. Darwin. Por otro lado, Diana Pazmiño y Alfredo Salazar se enfocarán en el estudio de las zonas de crianza de varias especies de rayas y tiburones de las Galápagos. Daniela Alarcón y Juan Pablo Muñoz, por su parte, trabajarán en la ecología de las tortugas marinas, en particular de la especie carey.

Los resultados de la expedición ‘Darwin200’, que se extenderá hasta julio de 2025 y recorrerá una variedad de mares del mundo, se documentarán en tres películas. Sin duda, esta travesía promete generar un contenido de gran relevancia para la comunidad científica y ambientalista. La historia de la ciencia y la historia de la familia Darwin se entrelazan, entonces, en este emocionante proyecto que sigue los pasos del famoso ‘Beagle’, pero con la mirada puesta en los desafíos del presente y del futuro.