Un pescador devolviendo al mar organismos capturados accidentalmente

La pesca accidental se ha convertido en un problema ambiental significativo, y en Cataluña han tomado la iniciativa para combatir este problema con un enfoque innovador. Los métodos de pesca comúnmente empleados a menudo atrapan y matan especies que originalmente no estaban destinadas a ser capturadas, lo que resulta en la muerte innecesaria de una gran cantidad de organismos. Este impacto ambiental es considerable, dada la importante función ecológica que realizan estas especies. Para contrarrestar esto, un programa europeo está impulsando la devolución de estas especies al mar en Cataluña, con un enfoque particular en esponjas, gorgonias y corales.

Los pescadores que colaboran con el proyecto Life Ecorest, coordinado por el Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC), han comenzado a devolver estas especies al mar. Estos organismos, rescatados de las redes de pesca, son recuperados en acuarios instalados en cofradías de pescadores en Girona y Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Las primeras devoluciones han tenido lugar en Blanes y Llançà.

El objetivo del proyecto, que cuenta con la Fundación Biodiversidad del MITECO como socia, es restaurar aproximadamente 30.000 hectáreas de hábitats marinos profundos en Cataluña. Las especies rescatadas se devuelven al mar en zonas de veda permanente, utilizando el método Bádminton. Esta técnica consiste en adherir los organismos a un canto rodado y devolverlos al mar desde la cubierta de los barcos pesqueros, permitiendo que los organismos lleguen al fondo marino en una posición óptima para su supervivencia.

Hasta ahora, se han liberado un total de 451 organismos en cuatro zonas de veda utilizando esta metodología. Durante estas campañas, el proyecto ha empleado de manera pionera un bio-liberador (BiLi) diseñado para adaptar el método Bádminton a grandes profundidades y liberar un mayor número de individuos a la vez.

Entre los organismos devueltos al mar se encuentran las gorgonias Eunicella cavolini, Eunicella singularis affita y Leptogorgia sarmentosa, briozoos; el coral blando Alcyonium palmatum, así como varias especies de demosponjas. Gracias a las imágenes obtenidas a través de un vehículo submarino operado remotamente (ROV), se ha confirmado que el 95% de las gorgonias restauradas sobreviven un año después de su devolución al mar.

Después de estos resultados exitosos, se ha iniciado una nueva etapa en el proyecto en la que la devolución de organismos se lleva a cabo directamente desde los barcos de pesca. Blanes y Llançà han sido los primeros en devolver al mar los organismos accidentalmente atrapados en las redes de pesca. Hasta ahora, gracias a la colaboración entre el equipo científico del ICM-CSIC, la UB y las cofradías participantes en el proyecto, se han rescatado y recuperado más de 750 organismos en los acuarios instalados en las cofradías.

El proyecto LIFE ECOREST tiene como objetivo restaurar cerca de 30.000 hectáreas de hábitats marinos profundos en Cataluña con la participación activa del sector pesquero. Además de las acciones de investigación y conservación, el proyecto también promueve la gestión participativa de los pescadores, el fortalecimiento de los mecanismos de gobernanza y la sensibilización a la población sobre la importancia de conservar los hábitats marinos profundos.

La iniciativa, que estará coordinada por el Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) hasta el 2026, cuenta con el apoyo de la Federació Territorial de Confraries de Pescadores de Girona, la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Universidad de Barcelona y WWF España, así como con la contribución financiera del Programa LIFE de la Unión Europea.