El BCE anima al euríbor, que ya acaricia el 3%: ¿qué pasará con las hipotecas en 2023?

La reacción del euríbor a la última subida de géneros de interés no se hizo aguardar. Solo un día siguiente del movimiento comunicado por la presidenta Christine Lagarde y sus expresiones, el índice al que están referenciadas la mayor parte de las hipotecas acariciaba una exclusiva, y temida, cifra, la del 3%. Sin relajación a la visión por la parte del Banco Central Europeo (BCE), ¿qué va a traer el mercado de las hipotecas en 2023?

En los últimos 30 días, el euríbor se mantuvo en una horquilla de entre el 2,82% y 2,892%. Una ‘parálisis’ que desde HelpMyCash interpretan que hay que a tres fundamentos: que en el mes de noviembre el euríbor ahora se encontraba prácticamente un punto sobre los modelos de interés, que los especialistas llevan ciertas semanas especulando con que el BCE va a suavizar las subidas y que la inflación en Europa ha cedido.

«Todo lo mencionado ha propiciado el popular estancamiento». ¿A cuánto va a llegar el euríbor en 2023? Es la enorme pregunta. «Calculamos que es previsible que a lo largo de los primeros seis meses de 2023 las clases lleguen al 3%, lo que provocaría que el euríbor alcance el 3,5%, décima arriba o décima abajo», apunta Olivia Feldman, cofundadora del comparador financiero.

Y esto va a hacer que hipotecarse en 2023 salga mucho más costoso que este año. Si los movimientos del BCE prosiguen exactamente la misma inclinación que hasta la actualidad, a los bancos les va a costar mucho más dinero financiarse mediante este organismo. En consecuencia, aplicarán un interés mayor sobre los préstamos que se conceden entre ellos y esto también repercutirá en el valor de todas y cada una de las hipotecas, así sean cambiantes, fijas o mixtas, comentan.

Esta subida no solo afectará a las novedosas hipotecas cambiantes que se concedan, asimismo a las que están contratadas. Según los cálculos del comparador, los préstamos hipotecarios que se examinen con un euríbor en torno al 3,5% podrían encarecerse hasta en 210 euros por mes, lo que va a suponer tener que abonar unos 2.500 euros mucho más por año. Por otra parte, si bien el interés de las hipotecas fijas no es dependiente de forma directa del euríbor, los bancos desearán alentar sus hipotecas cambiantes, por el hecho de que aguardarán ganar mucho más dinero con ellas. En consecuencia, encarecerán sus nuevos préstamos hipotecarios a tipo fijo a fin de que sean menos atractivos. Para Miquel Riese, especialista en el campo hipotecario de HelpMyCash, el interés medio de las hipotecas fijas podría subir hasta situarse cerca del 4% o 5%.

Como consecuencia de esto, va a haber menos personas que logren posibilitarse contratar una hipoteca, por el hecho de que las cuotas se van a comer una mayor porción de sus capital. «Además de esto, los bancos van a ser mucho más rigurosos en el momento de dar una hipoteca, lo que reducirá el número de contrataciones», añade el especialista.

Por ahora, según la visión de Juan Villén, directivo general de hipotecas de idealista, pese al encarecimiento de las hipotecas, «vemos como el apetito de los bancos para entregar hipotecas no cambió, si bien sí percibimos que la política comercial es muy distinta: ciertos bancos han movido a sus costes toda la subida de tipos (con hipotecas fijas sobre el 4%), al tiempo que otros hacen promociones precisamente bajo los escenarios aguardados».

Desde un prisma de economía familiar, piensa que observaremos que siguen las renovaciones cada un año de hipotecas, con fuertes revisiones en alza de las cuotas por mes. «Para todos los que vayan a contratar una hipoteca en los próximos meses probablemente las condiciones se contengan equilibrados en los escenarios recientes, esperando de revisar los movimientos del euríbor (para las hipotecas cambiantes) y el coste de la financiación en un largo plazo (en la situacion de las fijas y mixtas)», afirma.

ENCARECIMIENTO DE LA CUOTA HASTA DEL 60%

Que el euríbor haya acariciado el 3% piensa que los ciudadanos con hipotecas cambiantes deberán enfrentar un gasto de entre 160 y 390 euros mucho más por mes, lo que significa de 1.900 a 4.700 euros mucho más por año. Un aumento del 32% interanual, según la estimación de Fotocasa.

El portal inmobiliario apunta a los que tienen una hipotecas variable firmada en los últimos seis años, a lo largo del periodo de tiempo negativo del euríbor, como los mucho más atacables a esta situación. En un caso así, son quienes verdaderamente se hallarían bajo riesgo, puesto que el encarecimiento de su cuota podría sospechar mucho más de un 59%.

«Hay que tomar en consideración que estas hipotecas solamente han amortizado capital, pues en el primer tramo es en el momento en que se abonan los intereses bancarios». En verdad, este una parte de la ciudadanía es la receptora de las medidas de alivio de la carga hipotecaria que el Gobierno ha firmado con las patronales bancarias con la intención de eludir incrementos en la tasa de morosidad de las entidades financieras.

Coinciden en poner énfasis que este cambio tendencial de los modelos de interés sobre el 2% lastrará el ahorro de las familias y va a suponer un mayor freno en el consumo de los hogares españoles. Esta última subida de tipos «complicará aún mucho más el ingreso a la vivienda en compra. La consecuencia mucho más temprana va a ser la moderación en las operaciones de compraventa y la reducción de la firma de hipotecas al contender la demanda», asegura el portal.

Por Dani