le-baril-de-brent-enfonce-le-seuil-des-50-dollars

El Brent va a tocar los 110 dólares estadounidenses en el segundo semestre de 2023. Es la proyección que hacen los estrategas de Bank of America (BofA), que estiman que el barril de crudo de referencia en Europa va a cerrar el año próximo cerca de los 100 dólares estadounidenses. Para el de calidad West Texas, de referencia en EEUU, proyecta un precio de 94 dólares estadounidenses. Piensan que el ‘oro negro’ proseguirá fuerte, si bien admiten que hay peligros a la baja.

Específicamente, mencionan a la recesión, que podría arrastrar a la baja tanto la demanda como el valor del petróleo. No obstante, por el momento estiman un desarrollo de la demanda de 1,55 millones de b/d conforme Asia, incluida China, se reabre tras la pandemia. Como dicen, el PIB mundial solo medrará un 2,4% en 2023, con lo que «el desarrollo de la demanda mundial de petróleo debería ralentizarse aún mucho más».

Exactamente este año tuvieron que reajustar sus previsiones, por el hecho de que en un comienzo presagiaban un desarrollo de la demanda de 3,6 millones de b/d en 2022, si bien el incremento de los costes de la energía, la restricción de la oferta y la ralentización del desarrollo del PIB mundial han achicado la tasa a solo 1,9 millones de b/d.

Este año los costes del Brent subieron «de manera incesante, conforme la economía mundial se recobraba de Covid-19, con una media de 101 $/bbl», recuerdan los investigadores de la entidad estadounidense. El radical inferior del rango fue de 78 $/bbl en el mes de enero, al paso que el petróleo alcanzó un máximo de 128 $/bbl a inicios de marzo, una vez que Rusia invadiese Ucrania.

Los vaivenes en el valor del petróleo fueron esenciales, pero en BofA piensan que de cara al próximo año la situación se sostendrá algo mucho más sosegada, si bien señalan que la escasez de energía «debería alargarse en 2023» gracias a los embargos del petróleo ruso y al poco desarrollo de la oferta de GNL.

En todo caso, si bien sus proyecciones son las de un incremento de la demanda y un precio aproximadamente permanente en el ambiente de los 100 dólares americanos para el Brent, estos estrategas piensan que hay 2 componentes que podrían lograr que el crudo descienda el año próximo.

Por una parte relata a la OPEP+, que «ahora ha acordado cortar la producción de manera combativa con los costes del Brent en el rango medio de 80 $/bbl». Asimismo relata dado que la Casa Blanca haya comunicado que rellenará la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR, por sus iniciales en inglés), que es la mayor reserva de petróleo famosa de todo el mundo, a 72 $/bbl WTI.

«Con la disminución de la aptitud excedente y el retardo en la inversión, pensamos que los 80 $/bbl son los nuevos 60 $ para el Brent. A pesar de que los peligros a la baja son algo limitados, Bank of America ve que los costos del petróleo tienen la posibilidad de subir por el embargo de petróleo de la UE a Rusia, una reapertura de China mucho más rápida de lo pensado y un viable giro de la Fed en el primer período de tres meses de 2023″, comunican.

Por Dani