xi et poutine

2022 fué un año durísimo para los mercados. Bolsas, bonos, percibes… no hubo ni un solo activo que se librase de los vaivenes. Por eso la enorme mayoría de investigadores defiendan que este es un año para olvidar. No obstante, asimismo hay que se desmarcan y afirman que si bien el ejercicio que está a puntito de terminar fué «en varios puntos el peor año en 4 décadas para enormes unas partes del planeta», si nos separamos del torrente de malas novedades se puede advertir un «lado positivo»: se logró «desinflar a los dictadores».

De este modo lo defienden los especialistas de Berenberg en uno de sus últimos comentarios del año. La guerra en Ucrania, la crisis energética y la inflación galopante pusieron contra las cuerdas a las economías de una gran parte del mundo, pero «el planeta adelantado está a la altura del desafío», afirman. Es mucho más, defienden que la conclusión que se puede sacar de 2022 es que «los 2 dictadores mucho más peligrosos de todo el mundo, el ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping, semejan desinflados».

Y sucede que, comunican, por una parte Europa fué con la capacidad de «vivir con poco gas ruso». «En oposición a las esperanzas extendidas, la UE hace en frente de la escasez de entregas de gas de Rusia«, y eso que a lo largo de 2 décadas Moscú proveyó entre el 40%-50% del gas consumido en la UE. «En un intento de realizar a Europa susceptible de chantaje, Rusia redujo sus abastecimientos desde mediados de 2021», y como resultado los escenarios de almacenaje de gas en la UE eran inferiores a lo común en prácticamente 20ppt de aptitud a inicios de 2022.

Pero, comunican los investigadores de Berenberg, si bien Rusia cerró finalmente gaseoductos clave a Europa en el lapso del año en curso, en contestación a las sanciones impuestas por la UE tras la invasión de Ucrania, el Viejo Conjunto de naciones logró acrecentar su almacenaje a 10ppt sobre lo habitual, de manera que «Europa está bien lista para la presente temporada de calefacción».

Si bien evidentemente, eso piensa «abonar un precio». «El incremento de las importaciones de gas de fuentes no rusas y la reducción del consumo de gas en un 20,1% bajo lo habitual entre agosto-noviembre de 2022 ha damnificado» a la economía europea y a sus ciudadanos. Y sucede que, recuerda Berenberg, «los elevadísimos costes de la energía y los alimentos desgastan el poder de compra de los usuarios al paso que incrementan los costos de producción».

Como resultado, una gran parte de Europa ha entrado en recesión. No obstante, «como Europa alcanzó escenarios cómodos de almacenaje», los costos de los futuros del gas han reculado desde el máximo de 345 euros por MWh que marcaron en el mes de agosto hasta tocar escenarios anteriores a la guerra, bajo 77 euros MWh. «Esto respalda nuestro llamamiento a una sólida restauración económica una vez superada la recesión invernal, probablemente bastante despacio».

FRACASO DE PUTIN

Para Berenberg, todo lo mencionado revela «el fracaso de Putin en su chantaje a Europa», que además de esto «pone de relieve una cuestión mucho más amplia y extensa: las sociedades abiertas con selecciones libres y mercados aproximadamente libres han vuelto a probar su valía en 2022». Recuerdan los investigadores de la firma alemana que «las democracias son superiores a las autocracias en por lo menos 2 puntos: son mejores procesando la información y corrigiendo los fallos».

De ahí que piensan que «China y Rusia se quedan atrás». Consideran que tras haber empezado una «guerra despiadado», Putin «no posee una salida simple». Defienden que «Ucrania y el planeta libre le están plantando cara» y que «los costos de la guerra, el retardado veneno de las sanciones, la escapada de una parte de la élite urbana y los crecientes costos de la opresión van a ser un lastre cada vez mayor para Rusia mientras que Putin prosiga en el poder».

Sobre China, desde Berenberg comunican que Xi ha «fracasado clamorosamente» en el momento de elaborar a su país para convivir con el Covid. «La excesiva intervención del gobierno, la creciente deuda interna y, lo que es más esencial, el peligro de que un líder que se cree su publicidad cometa nuevos fallos políticos graves, proponen que China va a ser bastante menos vibrante más adelante que en las últimas tres décadas«, remarcan desde la vivienda germana.

«Para la China de Xi, sobrepasar a USA puede proseguir siendo una quimera mucho más que una visión verdadera», concluyen estos especialistas.

Por Dani