Noche tropical en Castilla y León como antesala a un fin de semana de tormentas

Calor tropical nocturno en Castilla y León con temperaturas superiores a los 20 grados

El sofocante calor del verano ha hecho su aparición en la región de Castilla y León, manteniendo a los residentes despiertos durante las últimas noches. A las tres de la madrugada, el mercurio alcanzaba los 28,3 grados en la localidad abulense de Ávila. Sin embargo, la ciudad no ha sido la única afectada por este clima nocturno tropical, ya que se han registrado temperaturas por encima de los 20 grados en todas las provincias de la región, creando una situación inusualmente calurosa.

Este episodio de elevadas temperaturas se espera que persista hasta el viernes, antes de dar paso a un descenso generalizado de las temperaturas y a intensas tormentas durante el fin de semana debido a la entrada de una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), un fenómeno meteorológico que puede generar condiciones climáticas extremas.

Previsiones meteorológicas para la semana

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las temperaturas máximas para el viernes permanecerán sin cambios o experimentarán un ligero descenso, pero aún se esperan que superen los 30 grados en todas las provincias. Las capitales soriana y vallisoletana incluso podrían alcanzar los 33 y 34 grados respectivamente. Por otro lado, se espera un ascenso de las temperaturas mínimas, que no serán inferiores a los 19 grados en la mayoría de las ciudades. La temperatura mínima más baja se espera en Burgos, con 13 grados.

La Aemet también prevé un cielo nuboso y de evolución en todas las zonas, especialmente en el oeste de la región, con chubascos acompañados de tormenta, que podrían ser localmente fuertes y acompañadas de granizo. De hecho, a partir de las tres de la tarde, se ha decretado la alerta por intensas lluvias en León, Zamora y Palencia.

Este aviso se extenderá también a Burgos, Soria y Valladolid el sábado. Con la llegada de la DANA, se esperan intervalos nubosos y cielos cubiertos en toda la comunidad, con chubascos más intensos y generalizados por la tarde. Estos chubascos podrían ir acompañados de tormenta y granizo, y no se descarta la posibilidad de calima, un fenómeno que podría generar las llamadas «lluvias de sangre».

A pesar de la llegada de este fenómeno, las temperaturas no bajarán de los 20 grados en las capitales y las mínimas rondarán los 13 grados, aunque se espera un notable descenso de las temperaturas máximas.

El escenario de tormentas y un nuevo descenso de temperaturas se mantendrá durante el domingo y el lunes en Castilla y León, aunque ya sin alertas meteorológicas. Sin embargo, se espera un escenario climático inestable para la próxima semana, lo que podría traer consigo más cambios en las condiciones meteorológicas de la región.

Es importante que los residentes de estas áreas estén al tanto de las actualizaciones meteorológicas y tomen las medidas necesarias para protegerse del calor extremo y las posibles tormentas. El calor excesivo puede tener efectos perjudiciales en la salud y el bienestar de las personas, especialmente en los grupos de alto riesgo como los ancianos, los niños y las personas con enfermedades crónicas. Es crucial mantenerse hidratado, evitar la exposición al sol durante las horas pico y buscar refugio en lugares con aire acondicionado siempre que sea posible.