illustration montrant des figurines un graphique boursier et le mot inflation 20230113164813

14 de febrero, para mucho más señales, San Valentín o Día de los Enamorados. Esa es la fecha marcada en colorado en los mercados, en el momento en que se va a conocer el IPC de EEUU del mes de enero y se verificará si la inflación enserio se está relajando.

En el mes de diciembre sí que se vio ese descenso (la tasa de forma anual reculó desde el 7,1% de noviembre hasta el 6,5%), pero lo que ocurrió entonces es que los inversores aguardaban mucho más. O sea, deseaban ver una rebaja aún mayor en los costos y hubo alguna decepción. Esta vez, el consenso prevé una caída en la tasa general hasta el 6,2% desde el 6,5% de diciembre y otra en la inflación subyacente hasta el 5,5% desde el 5,7% de diciembre y el 6% de noviembre.

«Estimamos que las presiones inflacionistas latentes se aceleraron en el mes de enero, puesto que los servicios se sostuvieron sólidos y la inflación de los recursos volvió a situarse en lote positivo. Prevemos que el IPC general suba un 0,5% intermensual (+6,2% interanual) al tiempo que el IPC subyacente aumentaría un 0,4% intermensual (5,5% interanual)», adelantan los especialistas de Barclays.

Estos investigadores han inspeccionado en alza sus previsiones de IPC de EEUU en un medio plazo a la luz de una revisión asimismo en alza de la senda del IPC subyacente, primordialmente en el primer semestre del año en curso, sabiendo que los mercados laborales prosiguen siendo sólidos. «Prevemos que el IPC subyacente se ubique en el 3,2% interanual en el último mes del año de 2023 (2,9% previamente), antes de descender al 2,6% interanual (2,5% previamente) en el mes de diciembre de 2024″, estiman.

Los especialistas de Bank of America Merill Lynch adelantan, por su lado, que el IPC general y subyacente aumenten algo menos, un 0,4% y un 0,3% intermensual, respectivamente.

En cualquier caso, los especialistas informan de que será el apunte mucho más importante de la semana y de los últimos tiempos, fundamental para procurar saber si el desarrollo «desinflacionista» al que se ha referido Jerome Powell en sus últimas comparecencias se reafirma. Asimismo va a ser importante para poder ver de qué forma se marcha definiendo la plan de actuación de subidas de géneros de la Fed para las próximas asambleas, tras acrecentar las apuestas de sobra levantas tras un apunte de empleo de enero considerablemente más fuerte de lo que se espera.

«Hay mucha atención puesta en el IPC para poder ver si la crónica de desinflación de Powell sigue«, asegura Vassili Serebriakov, estratega de percibes de UBS.

IMPACTO EN EL MERCADO

La verdad es que las bolsas, si bien reiben multitud de inputs con apariencia de datos macro muy importantes, resoluciones de bancos centrales y desenlaces empresariales de primer orden, están sosteniendo la tranquilidad de forma notable, sin conseguir prolongar las subidas fuertes con las que arrancaron el año, pero asimismo sin caer de manera exageradamente pronunciada.

La cuestión en este momento es si el IPC de EEUU de enero va a mover al mercado, mientras en relación podría reactualizar lo que se estima que realice la Fed con los modelos en los próximos meses, o no va a ser de este modo. La verdad es que, como les venimos contando en los últimos tiempos, los inversores están comenzando a ‘ignorar’ esos proyectos de los bancos centrales para contener la inflación, que estarían aproximadamente descontados y que no son la primordial preocupación, si bien prosiguen siendo el primordial tema de interés.

En lo que se refiere al encontronazo que logre tener el IPC de la semana próxima, Juan José Fernández-Figares, directivo de análisis de Backlink Securities, cree que no servirá de catalizador, y que las bolsas proseguirán afianzando.

«Los inversores ahora comienzan a centrar su atención en las cantidades del IPC estadounidense de enero, que se van a dar a entender el martes próximo y que tienen la posibilidad de ser esenciales para saber el accionar de la renta variable occidental a corto plazo. En ese sentido, insistimos en que, de momento, no identificamos ningún nuevo catalizador que deje a los primordiales índices sobrepasar a corto plazo las esenciales resistencias a las que se combaten a sus recientes escenarios«, dice.

«Es por este motivo que proseguimos defendiendo que los mercados van a entrar en una etapa de consolidación que, a corto plazo puede acarrear, además de esto, una pequeña corrección, dados los presentes escenarios de sobrecompra que muestran los índices y varios valores», añade.

Más allá de todo, desde Backlink recomiendan sostener situaciones, cuando menos hasta el momento en que no se confirme un deterioro esencial del aspecto técnico de los mercados, «algo que no aguardamos que ocurra de momento».

Por Dani