hausse-de-l-inflation-au-royaume-uni

Alivio en la región euro. Los costos se distancian de máximos y abandonan el doble dígito. En el mes de diciembre, la inflación se frenó hasta el 9,2%, en oposición al 10,1% de noviembre y al 10,6% de octubre, en el momento en que registró récord histórico. No obstante, el coste de los alimentos no consigue tocar techo y prosigue en alza. Entre los países, la tasa de forma anual mucho más baja se registró en España (5,5%), según los datos de Eurostat, la oficina de estadística social.

En toda la Unión Europea (UE), el Índice de Costos de Consumo (IPC) bajó en el último mes del año hasta el 10,4% en comparación con el 11,1% de noviembre.

La mayor contribución a la tasa de inflación de forma anual de la región euro correspondió a los alimentos, el alcohol y el tabaco (+2,88 puntos porcentuales), seguida de la energía (+2,79 puntos porcentuales), los servicios (+1,83 puntos porcentuales) y los recursos industriales no energéticos (+1,70 puntos porcentuales).

«El ingrediente energético de la inflación en la región del euro todavía es un comodín, pero cada vez nos encontramos mucho más seguros de que cae, si bien probablemente no tan veloz como recomienda el desplome de diciembre», señalan en Pantheon Macroeconomics. Prevén que la aceleración de la inflación de los alimentos, el alcohol y el tabaco, si bien «está remitiendo», se sostendrá sobre el 10% a lo largo de la mayoría del primer semestre.

Agregan que «la inflación de los recursos no energéticos terminará bajando, pero va a llevar tiempo. Pensamos que este ingrediente se sostendrá en torno al 6% a lo largo del primer período de tres meses».

En comparación con noviembre, la inflación de forma anual bajó en 22 Estados integrantes, se sostuvo permanente en 2 y subió en tres. Específicamente, las tasas cada un año mucho más bajas se asentaron en España (5,5%), Luxemburgo (6,2%) y Francia (6,7%), al tiempo que las mucho más altas tuvieron sitio en Hungría (25%), Letonia (20,7%) y Lituania (20%).

En lo que se refiere a los movimientos del Banco Central Europeo (BCE), los investigadores estiman que el organismo «se sostendrá alarma, en armonía con el mensaje de línea dura del mes pasado». «Vacilamos que los datos de inflación subyacente dejen un giro hasta finales del segundo período de tres meses. Proseguimos previendo 2 subidas de 50 puntos básicos en el primer período de tres meses, consecutivas de 2 subidas de 25 puntos básicos en el segundo», dicen.

«Ya que probablemente la inflación subyacente se sostenga permanente, sostenemos la previsión del BCE de 2 subidas auxiliares de 50 puntos básicos en el primer período de tres meses. Alén de eso, los últimos hechos, tanto en concepto de datos de inflación convenientes como de caída de los costes del gas, apoyan nuestra opinión de que probablemente el BCE lleve a cabo una pausa mucho más adelante», comunican en Oxford Economics.

Por Dani