¿Y si el IVA de la luz vuelve al 10%? Así afectará a la factura y esto es lo que pagarás

El precio de la luz en julio: impacto en la factura y cambios importantes

En el mundo financiero, cada movimiento en los precios de los activos puede significar una oportunidad o un riesgo para los inversores. En esta ocasión, el foco de atención se centra en el precio de la luz, que ha experimentado un alza significativa durante el mes de junio y se espera que continúe en ascenso durante julio.

Según los datos proporcionados por Selectra, la media de junio de 53,27 €/kWh podría alcanzar los 73,75 €/MWh en el mes de julio. Este aumento llevaría a que el IVA regrese al 10% desde el 21%, lo que impactaría directamente en el bolsillo de los consumidores.

Para comprender mejor este escenario, es importante destacar que al superar el límite establecido de 45 €/MWh, el IVA volvería al 10% para todas las facturas emitidas en julio. Esto se traduciría en un cambio significativo en el coste de la electricidad para los consumidores, quienes verían cómo el Impuesto eléctrico sube al 5,11%, volviendo a su valor habitual.

Este cambio en los impuestos se mantendrá hasta que los precios del mercado vuelvan a descender, una situación que no se vislumbra en el horizonte cercano. Los consumidores que cuenten con una tarifa con precio fijo serán los más beneficiados, ya que no verán reflejado el aumento del precio de mercado en su factura, pero sí disfrutarán de la reducción de impuestos.

No obstante, no todo son buenas noticias, ya que se avecinan otros cambios importantes para el sector energético. El fin de los descuentos extra por el bono social y la finalización de la prórroga de la TUR vecinal impactarán directamente en la economía de las familias más vulnerables.

Además, las empresas también deberán adaptarse a los cambios, ya que llega el fin de la prórroga de la flexibilización temporal de los contratos de suministro de energía eléctrica y gas natural. Esto implicará la necesidad de ajustar las condiciones de suministro para hacer frente a la crisis energética actual.

En definitiva, el panorama energético para el mes de julio se presenta desafiante, con un aumento en el precio de la luz que afectará a los consumidores y a las empresas por igual. La incertidumbre en los mercados energéticos obliga a estar atentos a las próximas decisiones y movimientos que puedan surgir en este complejo escenario financiero.