divisas dolar euro yen

divisas dolar euro yen

2022 fué un año de «volatilidad inusualmente alta» en las percibes, pero llega a su fin. Los especialistas ahora hicieron sus previsiones para este mercado de cara a 2023, y estiman que va a haber triunfadores y perdedores. Específicamente, al paso que el dólar proseguirá fuerte a pesar de que se marcha a moderar en los próximos meses y el yen va a vivir un fuerte repunte, el euro y la libra proseguirán lastrados por los desafíos que representa la indecisión geopolítica y la inflación.

De este modo lo creen los especialistas de J. Safra Sarasin Sustainable AM. Específicamente, Claudio Wewel, estratega de percibes de la gestora, enseña en un reciente análisis que como consecuencia de los «movimientos violentos» que ha vivido este mercado a lo largo del último año, con una volatilidad que volvió a lograr los escenarios vistos por última vez «a lo largo del ‘sell-off’ causado por el Covid y la crisis de deuda soberana europea de 2011», en este momento «las percibes están desalineadas respecto a su valor intrínseco».

«Para 2023 aguardamos que esta evolución se invierta en parte, lo que realinearía las percibes mucho más cerca de sus escenciales«, asegura Wewel, que ten en cuenta que en los últimos 12 meses las primordiales percibes de todo el mundo «se han movido en direcciones opuestas, dando sitio a gigantes diferencias de opinión», de manera que en el conjunto de percibes del G10, el dólar estadounidense «semeja en este momento el mucho más sobrestimado, al tiempo que el yen japonés es probablemente el mucho más infravalorado».

Pero todo lo mencionado está a puntito de mudar. El especialista de J. Safra Sarasin arguye que en la gestora aguardan que la divisa estadounidense «alcance su máximo en 2023». «Creemos que el dólar no debería apreciarse considerablemente más y que probablemente alcanzará su punto máximo en la primera mitad de 2023, en el momento en que la Reserva Federal haya alcanzado el género de interés máximo», enseña Wewel.

Además, afirma que ya que aguardan que los desempeños de EEUU «se moderen debido al debilitamiento de la actividad global, es mucho más posible que los diferenciales de los desempeños del dólar reduzcan», lo que a su juicio «debería arrimar a la primordial moneda de reserva de todo el mundo a sus escenciales».

¿Y para el yen? En J. Safra Sarasin presagian que la divisa de Japón va a vivir, probablemente, un «fuerte repunte» el año próximo. Y sucede que «las perspectivas del yen japonés están íntimamente ligadas a las del dólar», de manera que primero observaremos «una mayor debilidad del yen, al tiempo que las intervenciones del Ministerio de Finanzas deberían accionar como reductores de la agilidad», pero cuando la Fed se distancie de su de hoy política de subida de tipos, la divisa japonesa «debería favorecerse».

Eso sin olvidar que la inflación de Japón «se está recobrando, al fin», con lo que si bien el Banco de El país nipón aguardará a tener mucho más pruebas sobre el desarrollo de los sueldos, «las posibilidades de que la política monetaria de Japón cambie de rumbo en 2023 incrementan todo el tiempo, lo que debería impulsar el yen japonés en alza», concluye Wewel.

RECUPERACIÓN DEL EURO Y VULNEABILIDAD DE LA LIBRA

Sobre el euro, en J. Safra Sarasin piensan que el año próximo «probablemente se recupere desde sus mínimos de 2022». «Sostenemos una opinión edificante sobre el euro para 2023/24. La escasez energética debería continuar siendo un inconveniente, pero los bajos costos del gas en un invierno probablemente mucho más despacio probablemente desencadenarán un repunte moderado del euro», proyectan desde la gestora.

Según el especialista, el endurecimiento de la política del Banco Central Europeo (BCE) «debería prestar un acompañamiento agregada» a la divisa social, si bien admite que la guerra en Ucrania, y sus efectos, «proseguirán limitando el alza del euro».

Por su lado, su previsión es que la libra esterlina «proseguirá siendo vulnerable». «Dada la crisis del coste de la vida en Reino Unido y la visión de una exclusiva campaña de austeridad bajo el Gobierno del presidente Rishi Sunak, aguardamos que la recesión en Reino Unido dure mucho más que en otros mercados desarrollados«, apunta Wewel. Además de esto, recalca este analista, «el deterioro de la balanza de pagos británica representa otro viento en contra» para la divisa. Como afirma, «la suma de estos vientos en contra enfría las perspectivas de la libra para el año próximo«.

El franco suizo, sin embargo, «resistirá bien en la mitad de la recesión» merced a la baja inflación y la resistencia de la economía nacional, afirma el estratega de percibes de la gestora. «En contraste a lo que ocurría anteriormente, el Banco Nacional Suizo (SNB) acoge con satisfacción la apreciación del franco, en tanto que una moneda fuerte le deja regresar a situar la inflación en su propósito mucho más de manera rápida».

Por Dani