Una nutricionista lanza un aviso a quienes consumen leche sin lactosa sin ser intolerante: «Cuidado»

En la jornada diaria de comer y beber, es esencial mantener una dieta equilibrada y sana. Esta dieta debe estar repleta de frutas y verduras frescas, e incluir proteínas de origen animal y vegetal como carne, pescado, huevos, leche y legumbres. Las grasas saludables no deben ser ignoradas, y otros grupos de alimentos sanos, como los frutos secos y las hortalizas, también deben ser incluidos.

En el contexto de España, es bastante común que consumamos productos lácteos, normalmente la leche, como parte de nuestro desayuno, ya sea para acompañar un café o un chocolate caliente. Tenemos la opción de elegir entre los diferentes tipos de leche de origen animal disponibles, como la leche desnatada o la leche entera, con lactosa o sin lactosa, según nuestras necesidades dietéticas y preferencias personales.

El aumento de la demanda de productos sin lactosa

Durante los últimos años, la leche y otros productos sin lactosa han comenzado a ocupar más espacio en las estanterías de los supermercados. Este cambio es un reflejo de la creciente demanda de personas que necesitan consumir este tipo de alimentos. Sin embargo, la decisión de optar por productos sin lactosa no siempre es consciente, y muchos de nosotros los consumimos sin un diagnóstico previo de intolerancia a la lactosa.

Una nutricionista recientemente abordó este tema en el podcast ‘Con gengibre y limón’. Un extracto breve del programa fue compartido a través de TikTok, donde la experta proporcionó una explicación sobre las implicaciones de consumir leche sin lactosa sin ser intolerante a la misma.

Según la nutricionista: «La leche sin lactosa contiene lactosa. La diferencia es que también contiene una enzima llamada lactasa, que es la responsable de romper los enlaces de la lactosa. En otras palabras, la lactosa tiene una especie de doble enlace, y la lactasa es la encargada de romperlo para que nuestro cuerpo pueda digerir esa lactosa. Por lo tanto, los productos que dicen ‘sin lactosa’ contienen lactosa y lactasa. No es que no contengan lactosa, sino que contienen esa enzima que nosotros, de forma natural, producimos para poder digerirla».

Sobre las posibles consecuencias de consumir leche sin lactosa sin ser intolerante, la nutricionista advierte: «Probablemente te vuelvas intolerante a la lactosa al hacerlo. ¿Por qué? Porque tu cuerpo se acostumbra a obtener la lactasa de forma artificial y, por lo tanto, no siente la necesidad de producirla en tu cuerpo para poder digerir la lactosa».

Como suele suceder con este tipo de vídeos, los usuarios de la red social china no dudaron en compartir sus opiniones y experiencias respecto al tema, en este caso, sobre aquellos que consumen productos sin lactosa sin ser intolerantes. Así, hay algunos que admiten hacerlo y no experimentar ningún problema al volver a consumir productos con lactosa, mientras que otros respaldan las declaraciones de la nutricionista basándose en su propia experiencia personal.