Las jugadoras del FC Barcelona acompañadas por el presidente del equipo blaugrana, Joan Laporta, celebran su victoria en la final de la Supercopa tras derrotar al Levante en el encuentro disputado en el estadio de Butarque, en la localidad madrileña de Leganés.

La lucha por la igualdad de género en el mundo del deporte ha dado un paso adelante en España. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado sanciones contra la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y equipos como el FC Barcelona por no tener planes de igualdad y no activar el protocolo antiacoso en el caso de la jugadora Jenni Hermoso.

Díaz ha confirmado en una entrevista en RNE que hay un acta de infracción contra la Federación por estos hechos. A pesar de que se ha impuesto el importe máximo de las multas, las cantidades son pequeñas dado que se trata de un proceso documental dirigido por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. La razón es que no hay una relación laboral entre las jugadoras y los clubes. Sin embargo, el mensaje es claro: la tolerancia con el sexismo en el deporte ha llegado a su fin. «Es una lección democrática que en el deporte tampoco puede haber machismo», ha declarado Díaz.

El Ministerio de Trabajo decidió actuar de manera urgente tras el caso de Jenni Hermoso y el beso no consentido por parte del expresidente de la Federación, Luis Rubiales. Se revisó la situación en materia de igualdad de los 16 clubes de fútbol femenino de primera división, así como las sociedades anónimas deportivas (SAD) y la RFEF.

Las inspecciones se centraron en tres aspectos: la igualdad retributiva de los clubes, la existencia de planes de igualdad y el cumplimiento en la prevención del acoso sexual, con protocolos antiacoso. Díaz ha destacado el alto grado de cumplimiento de clubes como el Sevilla FC o el Real Madrid en cuanto a igualdad retributiva, señalándolos como los que mejor cumplen.

Sin embargo, la ministra de Trabajo ha confirmado la apertura de expedientes sancionadores a FC Barcelona y a los equipos de segunda división femenina del RCDE Espanyol de Barcelona y CE Europa por incumplimientos en los planes de igualdad y la prevención del acoso sexual.

Díaz ha criticado el “disparate” de dar un beso sin consentimiento, algo que sería impensable, por ejemplo, en una reunión de altos responsables de la UE. En el mundo del fútbol, sin embargo, se hizo porque parecía normal hacerlo, lo que pone de manifiesto una falta de igualdad en el ámbito deportivo.

“No podemos tener jugadoras que desplacemos por el mundo sin los protocolos de actuación como los tienen las empresas en cualquier lugar y por supuesto sin planes de igualdad”, concluyó la titular de la cartera de Trabajo. Este anuncio de sanciones representa un paso significativo en la lucha contra el sexismo en el deporte y pone en relieve la necesidad de que los clubes de fútbol adopten medidas para garantizar la igualdad de género.