Primer plano de un tiburón

El sector pesquero europeo se encuentra en una encrucijada. Por un lado, la necesidad de mantener un suministro constante de alimentos para una población en crecimiento. Por otro lado, la preservación de la biodiversidad marina, cada vez más amenazada por la sobrepesca y la captura incidental de especies protegidas, en peligro de extinción o amenazadas. En una iniciativa para abordar estos desafíos, el proyecto europeo ‘Marine Beacon’, financiado por el programa Horizonte Europa, ha comenzado su viaje con una primera reunión.

El objetivo principal del proyecto es reducir la captura accidental de especies protegidas, como los mamíferos marinos, aves, tortugas y tiburones en las aguas del Atlántico por las flotas pesqueras. Con una duración de cuatro años, el proyecto está liderado por el Marine Institute de Irlanda y cuenta con un equipo de 21 centros de investigación de nueve países europeos.

Investigadoras del Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC), en colaboración con investigadores de AZTI, liderarán un estudio centrado en desarrollar herramientas para reducir eficazmente la captura incidental y la posterior mortalidad de especies protegidas, en peligro y amenazadas de tiburones y rayas en las pesquerías de atún en el océano Atlántico.

El proyecto busca abordar un problema que ha sido descrito como una «gran amenaza» para la biodiversidad marina a nivel mundial. La captura incidental, o la captura involuntaria de animales no objetivo durante la pesca, ha sido una barrera significativa para la preservación de la vida marina. A pesar de los esfuerzos para rastrear estas especies y sus interacciones con la pesca, los investigadores afirman que estos han sido a menudo ineficaces.

Para abordar este problema, los investigadores del IEO-CSIC están trabajando para construir un entendimiento mutuo con las partes interesadas, incluidos los representantes de las pesquerías de atún, sobre cómo mitigar eficazmente la captura incidental. Además de la eficacia, las herramientas de mitigación también deben considerar su viabilidad económica, practicidad y seguridad en los buques pesqueros.

A pesar de la urgencia de la situación, los avances en la mitigación y eliminación de la captura incidental han sido lentos. Muchas de las soluciones propuestas hasta ahora no han tomado en cuenta las realidades diversas de las diferentes pesquerías y han carecido de aportes suficientes de la industria y otras partes interesadas.

El proyecto ‘Marine Beacon’ aprovecha la experiencia de más de 20 socios y abordará una gran diversidad de casos de estudio. Entre los esfuerzos se incluirán el desarrollo y la prueba de nuevas metodologías estadísticas para modelar la distribución de tiburones pelágicos, que podrían aplicarse a otros casos de estudio.

Finalmente, ‘Marine Beacon’ se suma al proyecto ‘REDUCE’, presentado recientemente y con participación también del IEO-CSIC. Ambos proyectos han sido financiados por la misma convocatoria de Horizonte Europa y comparten objetivos, lo que indica una cooperación y coordinación entre los socios de ambos proyectos en busca de sinergias y nuevas colaboraciones.

Todos estos esfuerzos reflejan un compromiso creciente con la preservación de la biodiversidad marina y la necesidad de reformar las prácticas de pesca para lograr un equilibrio entre la producción y la protección. Con la puesta en marcha del proyecto ‘Marine Beacon’, Europa está dando un paso más hacia un futuro pesquero más sostenible y respetuoso con la biodiversidad marina.