¿Tocará la inflación de la zona euro el 15%? "Probablemente no, pero hay riesgos al alza"

La inflación vuelve a ser noticia. Tras el máximo histórico alcanzado en octubre, del 10,7%, los precios podrían seguir subiendo en la zona euro. Así lo creen los expertos de Nomura, que apuntan que el IPC podría repuntar hasta el 11% en lo que resta del año, antes de que empiece el descenso gradual que se espera para 2023. ¿Irá más allá la inflación? ¿Se disparará hasta el 15% ahora que llega el invierno? «Probablemente no», dicen en el banco japonés, aunque reconocen que «los riesgos a corto plazo parecen inclinarse al alza».

Los estrategas de Nomura prevén que la inflación media de la zona euro se acelerará y alcanzará un máximo de alrededor del 11% interanual, antes de caer gradualmente a lo largo de 2023. Pronostican que la inflación general caerá rápidamente como resultado de la deflación de los precios de la energía, pero esperan que la inflación subyacente sea más persistente y tarde en volver al objetivo del BCE del 2%.

Así lo apuntan en un informe, en el que detallan todos sus pronósticos sobre la inflación de la región del euro. De hecho, sobre el dato de noviembre, creen que la inflación general se acelerará hasta el 10,8% interanual, mientras que la subyacente subirá hasta situarse en el 5,1%. Para diciembre ya es cuando esperan que el IPC general toque el 11,2% y que el índice subyacente alcance un máximo del 5,3%.

Una visión que contrasta con la de otros analistas e incluso con la del mercado, que creen que el pico ya ha pasado. En Nomura no lo comparten. «Esperamos que la inflación de la zona euro alcance su punto máximo en diciembre, frente a los mercados y el consenso, que creen que el punto máximo ya ha pasado», defienden.

Los precios del mercado apuntan a que la inflación general de noviembre se situará en el 10,4% y que caerá en 2023 hasta el 3,2%, y el consenso de analistas de Bloomberg tiene una visión parecida, ya que espera una tasa del 10,4% en el undécimo mes del año (solo nueve, incluida Nomura, de las 41 respuestas presentadas a la encuesta esperan una aceleración, y casi la totalidad del resto espera una caída).

«De cara al futuro, esperamos que la inflación general descienda en el transcurso de 2023, alcanzando el objetivo del 2% del BCE a principios de 2024, y estableciéndose por debajo de él durante gran parte de 2024. Mientras tanto, esperamos que la inflación subyacente caiga de forma mucho más gradual, y que siga imprimiendo por encima del objetivo del BCE del 2% a finales de 2024″, apuntan los expertos del banco japonés.

RIESGOS A CORTO PLAZO

Asimismo, identifican los que, bajo su punto de vista, son los principales riesgos al alza a los que se enfrenta la inflación a corto plazo. Son los siguientes:

-Incertidumbre

«Hay mucha incertidumbre en torno a las actuales previsiones de inflación. De hecho, más de lo normal. Esto se ve acentuado por las continuas sorpresas al alza en la inflación real al contado frente a las expectativas de consenso», dicen los estrategas de Nomura.

Creen que esto «se ha visto impulsado en gran medida por las sorpresas en los precios de la energía», por lo que estiman que «cuando los precios de la energía bajen, los economistas podrían verse sorprendidos a la baja de forma regular». Pero mientras tanto, destacan, «las grandes subidas de los precios de la energía ya anunciadas en enero tanto en Alemania como en Francia podrían suponer otra sorpresa al alza respecto al consenso».

-Precios de producción

«Los datos de los precios de producción, que suelen ser un buen indicador de la inflación general de la zona del euro, sugieren que podríamos tener un duro despertar».

-Encuestas sobre el equilibrio de los precios

Como dicen los expertos de Nomura, a pesar de haberse enfriado desde sus máximos, los precios «siguen siendo muy elevados, más de dos desviaciones estándar por encima de sus medias a largo plazo, y no está claro hasta qué punto estas subidas de precios han pasado por completo».

En su opinión, «no está claro qué parte de estas presiones sobre los precios se ha trasladado ya completamente a la inflación y qué parte queda por trasladar de las empresas a los consumidores».

-Persistencia, ampliación e impulso

«Un número cada vez mayor de artículos de la cesta de la compra muestran una inflación cada vez más alta. Más de la mitad de los artículos del IPCA presentan una inflación superior al 5% interanual y más de una quinta parte tiene una inflación superior al 10% interanual», remarcan. Además, estos expertos señalan que «cuatro quintas partes de los artículos mostraron una aceleración de la inflación en la impresión de octubre».

«Sabemos que la inflación tiende a ser pegajosa, lo que sugiere el riesgo de otra sorpresa al alza. Además, las tasas de inflación mensuales se sitúan en una media de 0,4 puntos porcentuales por encima de lo normal», lo que sugiere, dicen estos analistas, que «el impulso subyacente sigue siendo fuerte».

Por Dani