Kylian Mbappé, en su primera comparecencia después de fichar por el Real Madrid.

La ‘Ley Mbappé’: Un beneficio fiscal para las grandes fortunas

El debate fiscal en la Comunidad de Madrid está al rojo vivo. El gobierno regional, encabezado por Isabel Díaz Ayuso, ha propuesto una nueva deducción fiscal que favorecería principalmente a los contribuyentes de alta capacidad económica. Este nuevo beneficio fiscal, conocido popularmente como la “Ley Mbappé”, en honor al futbolista francés recién fichado por el Real Madrid, está causando controversia en la escena política y entre los expertos en economía.

La Ley Mbappé propone una deducción del 20% en el tramo autonómico del Impuesto de la Renta para personas que establezcan su residencia fiscal en Madrid y que no hayan vivido en España en los últimos cinco años. Esta deducción se aplicaría a las inversiones realizadas en acciones durante el primer año de residencia y el siguiente, y permitiría la inversión en el ejercicio anterior.

Este nuevo beneficio fiscal, sin embargo, plantea varias cuestiones de desigualdad y de justicia fiscal. En primer lugar, la deducción no tiene ninguna limitación y puede permitir que las grandes fortunas dejen a cero la cuota íntegra autonómica si la inversión es lo suficientemente grande. En ese caso, estos contribuyentes solo tributarían con la escala estatal del IRPF hasta un máximo del 24,5% para el exceso de base liquidable a partir de 300.000 euros.

Un beneficio fiscal sin límites ni restricciones geográficas

Un segundo problema es que la Ley Mbappé no exige que las inversiones se realicen en acciones de empresas de la Comunidad de Madrid o incluso de España. De hecho, el Anteproyecto publicado en el Portal de Transparencia señala que «valdría cualquier inversión en valores, incluso adquiridos en mercados extranjeros». Esta posibilidad de deducir en el IRPF español por no invertir en España ha sido calificada como un «sinsentido» por varios expertos.

Además, la Ley Mbappé plantea un elemento de desigualdad con el resto de contribuyentes que ya residen en la Comunidad de Madrid. Estos contribuyentes, al contrario de los beneficiarios de la nueva deducción, tienen límites de deducción en función del tipo de inversión y no podrían acceder a la nueva deducción.

Desde el sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, se espera que todas estas cuestiones se corrijan y concreten en el proyecto de ley que apruebe el Gobierno regional.

Sin embargo, el Gobierno de Madrid y la Asamblea madrileña tienen más aspectos a considerar. Un informe de varios profesores de la Universidad de Zaragoza, recientemente publicado por el Instituto de Estudios Fiscales, concluye que los traslados de los contribuyentes con rentas altas se deben a múltiples factores, no solo a los beneficios fiscales y que la pérdida de recaudación de la Comunidad de Madrid por los beneficios fiscales no compensa los ingresos que estos pocos traslados conllevan.

En definitiva, de no corregirse, la denominada Ley Mbappé podría ser un gol por la escuadra al principio de justicia fiscal que recoge la Constitución. Esta propuesta fiscal en la Comunidad de Madrid, por tanto, se enfrenta a un escenario de fuertes críticas y cuestionamientos sobre su equidad y su impacto en la recaudación fiscal.

Por Dani