Lewandowski celebra su tercer gol al Valencia en Montjuïc.

El estadio Camp Nou de Barcelona fue testigo de una noche marcada por la lluvia, el frío y el viento, en la que se celebró el partido entre el Barcelona y el Valencia. Este encuentro fue especialmente relevante por ser el primero tras la confirmación de Xavi Hernández como entrenador del equipo catalán.

De acuerdo con las palabras del presidente del FC Barcelona, el nombramiento de Xavi ha generado una ilusión desbordante entre los aficionados. Sin embargo, esta ilusión no fue suficiente para llenar las gradas del estadio, ya que la lluvia provocó que muchos seguidores decidieran quedarse en casa. Algo que, según los cronistas, se asemeja a un pub sin cerveza, ya que al igual que en este lugar, la falta de un elemento vital provoca el vacío.

La noche, sin embargo, no estuvo exenta de emociones fuertes. El delantero polaco Robert Lewandowski fue el protagonista de la noche al anotar su segundo ‘hat trick’ como jugador del Barcelona. Su actuación fue crucial para que el equipo catalán lograra la victoria.

El partido también fue importante para el Barcelona en términos económicos. La victoria aseguró el segundo lugar del equipo, lo que supone una importante inyección de fondos gracias a la Supercopa Saudí. Además, para Xavi, este partido era una oportunidad para demostrar su valía como entrenador y no verse superado por el Girona de Míchel.

Pese a la importancia del encuentro, la asistencia al estadio fue la más baja de la temporada, con solo 30.167 espectadores. La mayoría de los asistentes eran turistas, que, a diferencia de los seguidores locales, no parecían tan afectados por el mal tiempo.

Entre los momentos más destacados del partido, se encuentra la actuación del árbitro, que en esta ocasión favoreció al equipo local. Algunos reclaman que el primer gol de Lewandowski podría haber sido anulado por el videoarbitraje.

En el minuto 78, con un empate 2-2 en el marcador, se produjo un momento insólito: una ola en el estadio Camp Nou. Algo que, según los entendidos, es inimaginable en este recinto deportivo.

El portero alemán Marc-André ter Stegen fue uno de los jugadores más criticados de la noche. Su error en el primer gol del Valencia provocó el empate y le costó varias disculpas a sus compañeros de equipo.

En la defensa, Ronald Araujo y Pau Cubarsí tuvieron una actuación discreta. Araujo cometió un penal que pudo costar caro al equipo, mientras que Cubarsí fue sustituido en el descanso tras una primera parte llena de errores.

Finalmente, Xavi Hernández vivió una noche de contrastes en su debut como entrenador del Barcelona. A pesar de la victoria, el técnico expresó su frustración por la dificultad de su equipo para vencer al Valencia, que jugaba con un hombre menos.

En su próximo encuentro, el Barcelona se enfrentará al equipo de Dobvyk, máximo goleador de la Liga con 19 tantos. Una cita en la que Lewandowski, con 16 goles, buscará acercarse a la cima de la tabla de goleadores.