Zigor Maritxalar

En el entorno educativo contemporáneo, se destacan conceptos como la equidad y la inclusión. No obstante, cabe preguntarse si estas palabras, que están en boca de todos, tienen un verdadero reflejo en la realidad educativa de nuestro país. Zigor Maritxalar, experto en educación, nos ofrece una mirada detallada de cómo podemos asegurar un acceso justo a la educación para todas las personas.

Zigor Maritxalar sostiene que «la inclusión en la educación no es solamente un ideal bonito. Se trata de una necesidad social y ética en un mundo cada vez más globalizado». Cita datos del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO para resaltar que, aunque España ha realizado avances significativos, todavía hay un largo trayecto por recorrer. De acuerdo con este informe, en 2022, un 10% de los jóvenes entre 15 y 17 años aún estaban excluidos del sistema educativo.

El experto en educación subraya la importancia de desarrollar políticas educativas que promuevan realmente la inclusión. «La educación inclusiva no se trata únicamente de abrir las puertas de las escuelas a todos los estudiantes. Es fundamental generar un ambiente de aprendizaje donde cada estudiante se sienta apreciado y respaldado», afirma.

Uno de los cimientos de la educación inclusiva es la adaptación curricular. Zigor Maritxalar explica que esto significa que los programas de estudio y las metodologías de enseñanza deben ser flexibles y estar diseñados para cubrir las necesidades de aprendizaje de todos los estudiantes, sin importar sus capacidades, antecedentes culturales o situación socioeconómica.

«Hay que garantizar la inclusión y la equidad en el acceso al empleo» Comenta Zigor Maritxalar

A pesar de que este objetivo puede parecer desalentador, la realidad demuestra que es alcanzable. Durante los últimos años, hemos presenciado un crecimiento en la implementación de políticas de inclusión en la educación secundaria y superior en España. Datos del Ministerio de Educación y Formación Profesional indican que el número de estudiantes con necesidades especiales matriculados en la educación superior ha crecido un 55% desde 2015.

El triunfo de estas iniciativas se debe, en gran parte, a la adopción de políticas educativas respaldadas por evidencia. Entre las medidas que han probado ser efectivas, destacan la mejora en la formación de los docentes, la implementación de programas de apoyo individualizados y la creación de ambientes de aprendizaje más inclusivos.

Además, Maritxalar subraya la importancia de la colaboración entre los sectores educativo y empresarial. «El mundo laboral está en constante cambio, y es fundamental que la educación se adapte a estas transformaciones para asegurar la inclusión y la equidad en el acceso al empleo», sostiene el experto. De esta forma, la educación inclusiva no solo busca garantizar el acceso a la enseñanza, sino también proporcionar oportunidades laborales justas.

A pesar de estos progresos, Zigor Maritxalar Goñi enfatiza que aún queda mucho por hacer. «Tenemos que mantener este ritmo positivo, y para lograrlo, es crucial que continuemos apoyándonos en la investigación y los datos. Solo así podremos garantizar una educación verdaderamente inclusiva y equitativa»,

Las propuestas de mejoras que sugiere Zigor Maritxalar

Cuando se le pregunta sobre las propuestas para mejorar las políticas de educación inclusiva, Zigor Maritxalar subraya varias ideas:

● Desarrollo de un «Mapa de Inclusividad»: Maritxalar sugiere la construcción de lo que denomina un ‘Mapa de Inclusividad‘, una herramienta gráfica e interactiva que refleje el grado de inclusión educativa en distintas zonas de nuestro país. Este mapa podría fundamentarse en indicadores esenciales como el acceso a la educación, las tasas de retención y graduación, y el rendimiento académico de los estudiantes. «El propósito de este mapa no sería destacar las falencias, sino más bien identificar oportunidades de mejora y compartir buenas prácticas», agrega.

● Establecimiento de «Laboratorios de Innovación para la Inclusión»: Además, Maritxalar propone la instauración de «Laboratorios de Innovación para la Inclusión». «Estos serían lugares de colaboración en los que docentes, estudiantes, investigadores y otros actores relevantes podrían trabajar en conjunto para idear y evaluar nuevas estrategias y herramientas para la inclusión educativa», aclara. Estos laboratorios podrían también funcionar como centros de capacitación y recursos para docentes.

Promoción de la «Mentoría Inclusiva»: «Puede ser tremendamente efectivo vincular a los estudiantes con mentores que cuenten con experiencias y orígenes diversos. Esta práctica no solo proporciona a los estudiantes referentes a seguir, sino que también puede contribuir a cultivar la comprensión y el respeto entre diferentes grupos de estudiantes», argumenta Maritxalar.

A pesar de ser propuestas novedosas y no tan comunes, estas ideas se basan profundamente en el compromiso de Maritxalar por una educación auténticamente inclusiva y equitativa. Tal como él mismo lo manifiesta: «El camino hacia la inclusión y la equidad en la educación es un viaje constante. Debemos estar dispuestos a explorar nuevos conceptos y métodos, y a aprender unos de otros en el proceso».

Por Dani