Un agresivo BCE "acabará con la inflación... y con cualquier expectativa de crecimiento"

El Banco Central Europeo (BCE) sorprendió por su agresividad y el alegato de su presidenta, Christine Lagarde. Los investigadores piensan que mandó un claro mensaje de que los modelos de interés van a subir cada vez más veloz de lo que se estima. Y todo, con tal de frenar el progreso de los costos, una misión donde el organismo semeja considerablemente más implicado de lo que creen los mercados. Pero esa dureza no termina de seducir. «La combinación de subidas de géneros de esa intensidad y recesión es posible que concluya con la inflación, pero asimismo con cualquier expectativa de desarrollo en Europa«.

De esta manera lo sentencian en Nextep Finance una vez que el BCE haya comunicado que eleva los modelos de interés 50 puntos básicos, hasta el el 2,5%, situándolos en su nivel mucho más prominente desde diciembre de 2008, y una vez que Lagarde dejase claro que va a haber mucho más incrementos. «Debemos aguardar subidas de los modelos de interés de 50 puntos básicos en el transcurso de un intérvalo de tiempo de tiempo», ha dicho en la charla.

Tras esto, los mercados «como es lógico pasaron de meditar en que los modelos de interés se quedan en el 3% a meditar que superarán el 3,5%. O aun mucho más», agregan los investigadores, que piensan que el BCE desea cubrirse las espaldas. «Llegaron muy tarde a combatir contra la inflación y en este momento desean eludir cargar con las culpas de la inflación».

Algo afín es lo que hablan de Pimco: «Nuestra convicción todavía es baja en lo que se refiere al ritmo y la llegada de las subidas de tipos del BCE, dadas las enormes incertidumbres cerca de la activa de la inflación. El mercado está valorando hoy día un tipo terminal en torno al 3,25%, lo que no semeja irrazonable tras el alegato de halcones». En este sentido se pronuncia Schroders: «Los mercados monetarios habían estimado que el género de interés máximo del BCE se ubicaría entre el 2,75% y el 3% a inicios del próximo año. No obstante, la señal semeja sugerir que el tipo terminal podría en este momento tener que ser mucho más prominente, dado el empeoramiento de las perspectivas de inflación».

«El BCE está aplicando una política ortodoxa a un inconveniente sobre el que tiene parcialmente poca aptitud de control y existe el peligro de exacerbar la desaceleración económica europea, hasta el punto de transformarla en una recesión profunda», concluyen en Nextep.

Según Federated Hermes, el BCE «siente que su probabilidad está en juego y, consecuentemente, está resuelto a errar por el lado ‘hawkish’, a peligro de exagerar. No obstante, resulta desconcertante que el BCE se haya vuelto mucho más belicoso en un instante en que la economía ahora ha entrado en recesión según sus previsiones».

A pesar del último suave respiro, y a falta de conoce el apunte este viernes, la inflación de la región euro todavía es de 2 dígitos, con lo que «va a haber mucho más subidas de tipos, si bien la recesión impulsada por la energía, que probablemente ahora está en marcha, podría justificar subidas inferiores en el primer período de tres meses del año próximo», dicen en Quintet Private Bank. Mientras que, en TD Securities ven una «clara señal de que el BCE no acabará con otras subidas de 25 o 50 puntos básicos».

«Probablemente se generen novedosas subidas de tipos en las próximas asambleas. No obstante, si la economía cae en una recesión mucho más profunda de lo que prevé el BCE, pensamos que no es muy probable que las clases suban de manera tan combativa, en tanto que la debilidad económica se encargará del inconveniente de la inflación subyacente», piensan en abrdn. Resaltan que el comunicado de Lagarde fue «increíblemente duro»: «Parecía estimar regentar explícitamente las esperanzas del mercado hacia un tipo mucho más prominente. No es frecuente que Lagarde intente orientar a los mercados de manera tan contundente, lo que revela la urgencia de lo que significa el BCE».

En Pantheon Macroeconomics coinciden: «Esta es la rueda de prensa del BCE mucho más dura que hemos cubierto jamás». Según aseguran, el organismo europeo «desea que sepas que los modelos van a subir cada vez más veloz de lo que aguardabas», con lo que en este momento prevén 2 subidas de géneros de 50 puntos básicos en el primer período de tres meses y piensan que proseguirán 2 mucho más en el segundo período de tres meses, de 25 puntos básicos en el mes de abril y junio. Esto es, 75 puntos básicos mucho más de lo que pensaban antes.

«La declaración de que quiere continuar subiendo los modelos de interés a un ritmo incesante solo puede interpretarse en el sentido de que va a haber 2 subidas mucho más, de 50 puntos básicos cada una, con un considerable peligro en alza», sugieren asimismo en DWS. «Según sus previsiones, bastante próximas a las nuestras, el BCE no espera una fuerte caída de la actividad económica a lo largo del invierno, sino más bien solo una suave recesión. Esto torna posible novedosas subidas de los modelos de interés», agregan.

La previsión de Danske Bank es que va a haber subidas de géneros de 50 puntos básicos en el mes de febrero, otro 50 en el tercer mes del año y 25 puntos básicos en el mes de mayo. Y «proseguimos libres a novedosas subidas de tipos en el primer mes del verano del año próximo». En Ebury asimismo piensan que el BCE «ha enviado una clara señal a los mercados de que aún le queda sendero por recorrer antes de estimar la oportunidad de terminar a su período de endurecimiento».

Los especialistas de ING estiman que el BCE ahora hizo la mayor parte del trabajo que podía realizar. «seguramente observemos una subida mucho más de medio punto porcentual en el primer período de tres meses, si bien podría haber mucho más subidas». No obstante, matizan que estas previsiones dependen de que se materialice el ámbito central, en el que la inflación ahora está tocando techo y no hay shocks auxiliares. Pero «hay niveles alternos de posibilidad parcialmente alta: un deterioro de la situación geopolítica en Ucrania o en Taiwán nos pondría en una situación considerablemente más dificultosa donde el BCE no podría parar las subidas de tipos a comienzos de 2023″.

Por Dani