¿Cuáles son los principales animales polinizadores?

Polinizadores: Custodios invisibles del ecosistema y la producción agrícola mundial

El mundo natural está lleno de maravillas y conexiones intrincadas que mantienen el equilibrio de la vida en nuestro planeta. Una de estas conexiones es la polinización, un proceso esencial para la reproducción de muchas especies vegetales. Los animales polinizadores son los protagonistas de esta fascinante danza de la vida, responsables de transferir el polen desde los estambres (parte masculina de las flores) hasta el pistilo (parte femenina de las flores).

Los animales polinizadores son responsables del 35% de la producción agrícola mundial. Estos diligentes trabajadores de la naturaleza polinizan 87 de los 115 principales cultivos alimentarios de todo el mundo. Es decir, más de tres cuartas partes de los cultivos mundiales que generan frutas y semillas para consumo humano dependen, al menos en parte, de estos polinizadores.

La mayoría de estos animales son silvestres, es decir, dependen de la buena salud del ecosistema en el que viven para sobrevivir. Sin embargo, en los últimos años, las abejas y otros polinizadores se están enfrentando a múltiples amenazas, como la pérdida de su hábitat, el uso de pesticidas, los cambios en el uso de la tierra, las enfermedades y el calentamiento global. Esto está desencadenando un declive alarmante de sus poblaciones en diversas partes del mundo.

Las abejas, por ejemplo, han experimentado en los últimos años un declive del 37% en sus poblaciones de Europa, según algunos estudios. Pero, ¿quiénes son estos polinizadores y cuál es su papel en el ecosistema?

Abejas: Son polinizadores muy importantes y eficientes. Transportan el polen de flor en flor mientras buscan néctar para alimentarse. Una sola abeja puede polinizar hasta 1.000 flores al día. Sin ellas, desaparecerían del mundo la mayoría de las frutas y verduras.

Mariposas: Son otras de las grandes polinizadoras del planeta, al alimentarse del néctar de las flores. Aunque su vuelo es más lento que el de las abejas, visitan una amplia variedad de flores y pueden transportar polen llevándolo pegado en sus patas y en su cuerpo.

Colibríes: Estas pequeñas y gráciles avecillas se alimentan del néctar de las flores. Tienen largos picos y lenguas que les permiten acceder al néctar en flores tubulares. Según van de flor en flor para alimentarse, recogen polen y lo transfieren de una flor a otra.

Moscas: Algunas especies visitan flores atractivas visualmente pero poco olorosas para obtener néctar y polen. Otras especies, en cambio, son atraídas por flores muy aromáticas. Acuden a ellas para alimentarse o poner huevos, e involuntariamente se impregnan de polen.

Murciélagos: Hay especies de murciélagos que son polinizadores nocturnos. Al igual que muchos otros animales, se alimentan del néctar de las flores, y al hacerlo, los pelos de su cuerpo se cubren de polen, que luego se transfiere a otras flores.

Abejorros: Más grandes y robustos que las abejas melíferas, los abejorros también son polinizadores eficientes, ya que pueden acceder a flores que requieren una mayor fuerza para abrirse. Los abejorros sacuden las flores para liberar el polen y lo recolectan en sus cuerpos mientras se alimentan.

Además de estos, existen otros animales polinizadores como avispas, escarabajos e incluso algunas especies de mamíferos, como los monos y los lémures, que son importantes para la polinización de algunas especies vegetales.

La Guía de Polinizadores en España proporciona información detallada sobre estos héroes invisibles del ecosistema y la producción agrícola. Es fundamental que comprendamos su papel y tomemos medidas para protegerlos y conservar su hábitat, para garantizar la salud de nuestro planeta y la seguridad alimentaria de las generaciones futuras.

Para más información, consultas o sugerencias, puede contactar con la sección de Medio Ambiente en crisisclimatica@prensaiberica.es