El padre de la joven ciclista atropellada mortalmente en Salamanca pide «verdad y justicia»

El exciclista profesional y padre afligido, Juan Carlos Domínguez, pide «justicia y verdad» frente a los Juzgados de Salamanca, donde se ha iniciado el juicio contra el conductor del camión que atropelló mortalmente a su hija, Estela Domínguez, el año pasado. La joven vallisoletana y ciclista apasionada, lamentablemente perdió la vida en un trágico incidente que ha dejado a su familia y a la comunidad ciclista en estado de shock y tristeza.

«Matar a una persona y calificarlo como delito leve es casi irrisorio«, expresó Domínguez, destacando la gravedad del incidente que arrebató la vida de su hija. Este día marcado por el inicio del juicio es difícil para la familia, pero Domínguez confesó que estaba «deseoso» de que llegara, ya que está convencido de que «ha habido algo más» en este caso.

El trágico accidente ocurrió el pasado 9 de febrero de 2023 cerca del polígono de Villares de la Reina, en el alfoz de Salamanca. El padre de la joven fallecida no está conforme con la calificación leve del delito de homicidio por imprudencia menos grave, que conllevará un perjuicio económico y la retirada del carnet para el infractor, pero en ningún caso pena de cárcel.

La búsqueda de la verdad

Domínguez cree que si el caso se calificara de manera diferente, esto permitiría una investigación más exhaustiva, y se podría llegar a conocer la verdad. Sin embargo, con la actual calificación de delito leve, encontrar la verdad es complicado.

A pesar de que Domínguez reconoce que «en España se tiene mucho respeto al ciclista», lamenta que «últimamente hay mucha gente distraída con el teléfono, WhatsApp y demás cosas«. La familia sospecha que el conductor «no iba a lo que se tiene que ir» porque «Estela llevaba una luz que se ve a dos kilómetros y que, en esa recta, de 600 metros, la tuvo que ver, como la vio el coche que iba detrás».

Domínguez sostiene que «no tenía que haber pasado esto, si hubiera ido con los cinco sentidos en la conducción». Explica que el conductor es un mecánico que estaba probando el camión, y no estaba concentrado en lo que tenía que estar, que es a conducir.

Sin su única hija, Estela, cada día es un desafío para los padres. «Teníamos una relación de padre e hija, de amigos, entrenaba conmigo, estaba a todas horas con nosotros. Era nuestra única hija así que teníamos una relación muy estrecha», compartió Domínguez.

El apoyo recibido este viernes en los juzgados ha sido abrumador, con la presencia de 70 ciclistas vallisoletanos y cerca de un centenar salmantinos. Domínguez agradeció a todos los presentes, destacando que «es un día laborable, hay exámenes, no ha podido venir toda la gente que hubiera querido, pero hay muchas del ciclismo. Es de agradecer a toda la gente que monta en bicicleta, que ha sido mucha, y que ha ido transmitiendo día a día su cariño, su solidaridad y su apoyo«.