Los electrodomésticos inteligentes consiguen hasta un 60% de ahorro energético

Los Algoritmos de Samsung Transforman los Electrodomésticos en Economistas Hogareños

La inteligencia artificial (IA) ha demostrado una vez más su capacidad para transformar nuestras vidas de maneras inesperadas. En esta ocasión, la tecnológica surcoreana Samsung ha incorporado algoritmos que permiten que sus dispositivos funcionen de manera más eficiente. ¿Cómo? A través del machine learning o aprendizaje automático. En lugar de solo resolver ecuaciones complejas o recitar listas históricas, la IA ahora está ayudando a las familias a ahorrar dinero en sus facturas de energía.

Los electrodomésticos que una vez conocimos como simples máquinas ahora se han convertido en objetos inteligentes gracias a estos algoritmos de aprendizaje automático. Según Moohyung Lee, vicepresidente ejecutivo del equipo de experiencia del cliente de Samsung, estos dispositivos optimizan su funcionamiento y se adaptan a las necesidades del usuario, lo que se traduce en un menor gasto energético. «Se puede llegar a ahorrar hasta un 60%», señala Lee.

El ahorro energético es especialmente relevante en nuestros días debido al impacto en el consumo de energía, sostenibilidad y preservación del medio ambiente. En España, por ejemplo, el consumo medio de electricidad en un hogar es de alrededor de 3.500 kWh, mientras que la huella de carbono es de 1,43 toneladas de CO2. Pero, ¿cómo puede la inteligencia artificial contribuir a reducir estas cifras?

Samsung Entrena a sus Electrodomésticos para Ahorrar Energía

Contrariamente a la creencia de que tener un hogar inteligente y conectado puede implicar un gasto extra por el excesivo consumo de energía, Samsung ha implementado estrategias para que sus electrodomésticos sean más eficientes. Según datos del Informe Consumo del Sector Residencial en España producido por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, los frigoríficos son los electrodomésticos que acumulan un mayor consumo en los hogares españoles.

Para abordar este problema, Samsung ha entrenado a sus frigoríficos para mejorar su eficiencia. Además, los algoritmos programados en Corea del Sur no solo están preparados para entender los hábitos de consumo de los ciudadanos de todo el planeta. También son capaces de ver qué alimentos se guardan en los frigoríficos «para evitar el desperdicio alimentario», según Lee. Los electrodomésticos de Samsung han sido equipados con una tecnología llamada AI Vision que nos permite saber en todo momento qué tenemos en nuestra nevera y ver cuándo caduca.

Además de los frigoríficos, las lavadoras son otra gran fuente de gasto en los hogares, tanto energético como económico. Los dispositivos de Samsung están equipados con varios sensores que detectan la carga y el tipo de textil para adaptar el lavado y ser más eficientes. Esta solución, conocida como AI Wash, interpreta los datos de peso de la ropa, la composición y la temperatura del exterior. Con esta información, la lavadora puede dispensar la cantidad adecuada de agua y detergente y ajustar continuamente los tiempos de remojo, aclarado y centrifugado para obtener los mejores resultados. «También es capaz de controlar el nivel de centrifugado para evitar la emisión de microplásticos», señalan los responsables de la marca.

Recientemente, Samsung ha lanzado su nuevo servicio SmartThings Energy, que utiliza la inteligencia artificial para detectar automáticamente la cantidad de energía que consumen los dispositivos Samsung conectados y ofrecer consejos útiles para ahorrar energía. Gracias al nuevo modo AI Energy, los usuarios pueden reducir aún más su factura de la luz. De esta manera, Samsung no solo se preocupa por ofrecer productos de calidad, sino que también se asegura de que sus productos sean respetuosos con el medio ambiente y contribuyan a un futuro más sostenible.

La capacidad de la inteligencia artificial para transformar nuestras vidas en formas tan prácticas y útiles es un testimonio de las infinitas posibilidades que ofrece esta tecnología. Como consumidores, solo podemos esperar que más empresas sigan el ejemplo de Samsung y continúen innovando para hacer nuestras vidas más fáciles y sostenibles.