china factory workers manufacturing chinese

china factory workers manufacturing

La actividad de las factorías chinas no deja de medrar. De este modo lo revelan los datos del PMI manufacturero dados a saber este miércoles, que detallan que ha repuntado hasta los 52,6 puntos en el mes de febrero, tocando de esta forma si nivel mucho más prominente en prácticamente once años y situándose en territorio de expansión.

La lectura del índice oficial de administradores de compras del ámbito manufacturero es la mucho más alta desde abril de 2012, en el momento en que alcanzó 53,5 puntos. Asimismo es superior al 50,1 registrado en el mes de enero y se ha ubicado sobre las esperanzas del consenso, que presagiaban un 50,5.

El PMI no manufacturero asimismo creció hasta 56,3 desde el 54,4 de enero, en el momento en que experimentó una fuerte optimización apoyada por la restauración de los servicios y la construcción.

Según el Gobierno chino, la lectura de febrero exhibe una optimización continuada del tiempo para la producción y los negocios, y ha señalado que el volumen total de actividad «aumentó relevantemente» asimismo. «Las evidentes novedades extendidas de los PMI manufactureros y no manufactureros en el mes de febrero reflejan el sólido impulso de la restauración tras la reapertura», dijeron por si acaso parte los economistas de Citi en una nota.

También, estos especialistas han remarcado que si bien las esperanzas de políticas de estímulo son bajas, el Banco Habitual de China va a estar «atento a los peligros de inflación y podría agacharse por una política natural cuando la economía esté nuevamente en marcha».

Poco tras conocerse estos datos, Moody’s ha alto sus previsiones sobre la economía china. En este momento espera que el Producto Interior Bárbaro (PIB) se expanda un 5% en 2023, lo que piensa una esencial optimización en relación a su estimación anterior, del 4%.

«Aguardamos que la demanda reprimida de servicios no comerciales apoye un repunte del consumo desde esta primavera«, dijo la agencia de calificación, que ha añadido que su previsión de desarrollo para 2024 asimismo se ha alto desde el 4% al 5%.

Según Moody’s, «la resolución del Gobierno chino de relajar completamente las limitaciones Covid-19 impulsará de manera natural la actividad económica del país desde el desarrollo del 3,0% en 2022», si bien ha apuntado que el desarrollo probablemente reducirá en un medio plazo.

SUBIDAS SALVO EN AUSTRALIA

En lo que se refiere a las bolsas de la zona Asia-Pacífico, han registrado subidas en su mayor parte. El índice Hang Seng de Hong Kong subió un 3,47%, liderando las ganancias en la zona, y el índice Hang Seng Tech ha repuntado un 5,41%. En la China continental, el Shenzhen Component ha adelantado un 0,88% y el Shanghai Composite asimismo ganó un 0,65%.

En El país nipón, el Nikkei 225 subió un 0,26% y ha cerrado en 27.516 puntos, al tiempo que el Topix ganó un 0,23% y se ha ubicado en 1.997,81 puntos. En el país la actividad de las factorías niponas se ralentizó en el mes de febrero al ritmo mucho más veloz en un par de años y medio, según una encuesta privada efectuada por au Jibun Bank. Específicamente, el índice de administradores de compras del ámbito manufacturero ha caído a 47,7 puntos, en frente de los 48,9 de enero. Es el cuarto mes consecutivo en que la actividad de las factorías niponas sigue en lote de contracción.

Por su lado, en Australia el S&P/ASX 200 ha bajado tenuemente y ha cerrado en 7.251,6 puntos, una vez que el PIB del cuarto período de tres meses de 2022 se situara en el 0,5%, lo que piensa su quinto período de tres meses consecutivo de expansión, si bien la verdad es que el desarrollo se ha ralentizado en los 2 últimos. De esta forma lo revelan los datos de la oficina estadística del país, que señalan que en el grupo del año la economía australiana medró un 2,7%.

Por Dani