Jamón, besugo, percebes... ¿Qué alimentos navideños han subido más este año?

A lo largo de estas datas destacables y destacadas, como es la Navidad, va a tocar tener un invitado mucho más a la mesa: la inflación. Las mayores subidas de precio de cara a estas fiestas se han registrado en las almejas (19%), el jamón ibérico (10%), el besugo (7%) y los percebes (6%), enseña la Organización de Usuarios y Individuos (OCU), a lo largo de la segunda ola de su observatorio de rastreo, el que ha percibido un incremento de los costos de los alimentos 2,4%, con relación a los costos que tenían hace un mes.

Este aumento es común a lo largo de las datas navideñas, pero hoy día los datos registrados están lejos de los que se alcanzaron hace un año, en el año 2021, pero, no obstante, están online con la de los años precedentes al 2020.

La OCU junta el valor de un total de 16 artículos, entre aquéllos que están el cordero lechal para asar por cuartos, el redondo de ternera, la pularda, el pavo, el jamón ibérico de cebo al corte, la lombarda, la piña, el besugo, la lubina de acuicultura, la merluza al corte, las angulas, los langostinos cocidos, los percebes gallegos, las almejas y las ostras. En tal lista, la OCU tiene dentro este año la granada. La Organización de Usuarios y Individuos efectuará un último control en los días anteriores a Nochebuena.

Por otra parte, se ha producido una subida media de 2,4% en relación a hace un par de semanas. Pese a ello, fué menor de la que se produjo en exactamente el mismo intervalo de 2021, en el momento en que los costos repuntaron en un par de semanas en un 6,2%. Los alimentos que han disminuido su precio fueron la piña y la granada (-5% en los dos casos), la pularda (-4%) y los langostinos (-3%). «En otros modelos como el cordero, el redondo de ternera o las angulas solamente hay en variantes», aclaran desde la OCU, que resalta que los mayores aumentos se han producido en mariscos y pescados, al tiempo que las carnes conservan sus costes y las verduras y frutas, en cambio, lo reducen.

Para llevar a cabo en frente de estas subidas de costos, la OCU sugiere «adelantar las compras o reemplazar los artículos mucho más costosos por otros alternos mucho más económicos, que, si bien tengan menos demanda, tienen la posibilidad de ser igualmente atrayentes desde un criterio sobre nutrición».

Por Dani