Joaquima, 109 años y vive sola: "El reto es detectar a tiempo la fragilidad para evitar la dependencia"

La historia de Joaquima Sardà es una que desafía las probabilidades. Nació en 1914, cuando la primera guerra mundial estaba en marcha y la penicilina aún no se había inventado. Ahora, a la edad de 109 años, vive en el barrio de Sant Andreu de Barcelona, y es considerada por los médicos como una de las personas más longevas no solo de España, sino del mundo. El secreto de su longevidad, según los geriatras, es que simplemente no hay secreto. Creen que «algo en su biología» le permite vivir tanto tiempo.

A pesar de su edad, Joaquima sigue siendo autónoma. Camina por sí misma, cuida de sus necesidades personales, vive sola (aunque dos sobrinos que residen en el mismo edificio cuidan de ella) y puede mantener una conversación sencilla, aunque su audición se ha deteriorado con el tiempo. A lo largo de su vida, Joaquima ha trabajado como carnicera y modista, y fue profesora de corte y confección. Ahora, a sus 109 años, disfruta haciendo ganchillo y regando las plantas.

Actualmente, Joaquima se encuentra hospitalizada en la Unidad de Geriátricos Agudos compartida por los hospitales de Sant Pau y Dos de Maig, debido a una infección en una herida en la pierna. Sus sobrinos la visitan y le llevan habas para que se mantenga ocupada pelándolas. Los médicos que la atienden se asombran con su caso, considerándolo «excepcional», ya que la esperanza de vida de las mujeres en España es de 86 años. Cuando Joaquima nació, la esperanza de vida era de solo 40 años.

Joaquima representa una realidad cada vez más común: el envejecimiento poblacional. Según Jordi Mascaró, jefe de la Unidad de Geriatría del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, «Cada vez veremos más casos como los de Joaquima, aunque seguirán siendo la excepción». La clave para enfrentar este «tsunami» de personas envejecidas es tratar a tiempo la fragilidad para evitar caer en una fase de dependencia.

Las cifras reflejan esta realidad. Según el Institut d’Estadística de Catalunya (Idescat), se calcula que en el año 2030 una cuarta parte de las personas de Catalunya será mayor de 65 años. Esta cifra se incrementará hasta una tercera parte en el año 2060, equivalente a 2,6 millones de personas, de las que más de 700.000 tendrán más de 85 años.

Para geriatras como Mascaró, es esencial evitar la «fragilidad», una «condición reversible» que puede conducir a la «dependencia». Sugiere que el sistema debería invertir más en programas para detectar la fragilidad. Un ejemplo son las personas a las que les cuesta caminar o que tienen dificultades para levantarse solas de la silla.

Además, Mireia Mascaró, geriatra en Sant Pau y en el Hospital Dos de Maig, enfatiza la necesidad de «equidad territorial». Según ella, «depende de dónde vivas tendrás unos recursos u otros». La meta no debería ser simplemente prolongar la vida, sino «dar más vida a los años».

Jordi Amblàs, director de Atención integrada social i sanitària de la Conselleria de Salut, identifica el envejecimiento poblacional como uno de los principales desafíos de la sociedad, junto con el cambio climático. «El tsunami demográfico ya lo tenemos aquí y las cifras son muy contundentes», dice. Según Amblàs, el 80% de los resultados de la salud de una persona dependen de sus circunstancias personales, económicas y ambientales, así como de sus hábitos de vida.

En respuesta a esta creciente necesidad, Catalunya ha lanzado la Agència Integrada Social i Sanitària, un proyecto pionero en España que busca proporcionar a las personas dependientes una atención sanitaria y un acompañamiento social más coordinados.

La historia de Joaquima Sardà y las realidades que ilustra son un recordatorio de la importancia de la atención a la salud y el bienestar en la vejez. Tal vez no haya un «secreto» para la longevidad, pero es evidente que un enfoque proactivo y compasivo hacia la atención geriátrica puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas mayores.

You missed

La Mutua Madrileña, un actor dominante en el sector de seguros en España, ha demostrado un rendimiento impresionante en el primer semestre, lo que se refleja en su crecimiento del 11% en primas No Vida. Este aumento es una prueba de que la compañía sigue siendo un pilar fuerte en el sector del seguro, a pesar de los desafíos económicos y la incertidumbre persistente causada por la pandemia del Covid-19.

Este crecimiento del 11% se traduce en un aumento significativo en las primas No Vida, que incluyen seguros de automóviles, seguros de hogar, seguros de salud, seguros de accidentes y seguros de responsabilidad civil, entre otros. A pesar de las dificultades económicas generales, la Mutua Madrileña ha logrado mantener un crecimiento constante en este segmento, demostrando su resiliencia y capacidad para adaptarse a un entorno empresarial volátil y en constante cambio.

Este logro es aún más impresionante, dado que la pandemia ha provocado una disminución general en la demanda de seguros, particularmente en el sector de seguros de automóviles, debido a las restricciones de movimiento y la disminución de los desplazamientos diarios. Sin embargo, la Mutua Madrileña ha logrado mantener su crecimiento en este sector, lo que indica su capacidad para ofrecer productos de seguros atractivos y competitivos que satisfacen las necesidades cambiantes de sus clientes.

Además de su crecimiento en el segmento de primas No Vida, la Mutua Madrileña también ha logrado mantener un sólido rendimiento en otras áreas de su negocio. La compañía ha mantenido una alta retención de clientes, lo que indica un alto nivel de satisfacción del cliente y confianza en la marca. Esto ha sido esencial para mantener la estabilidad de la compañía durante estos tiempos inciertos.

El crecimiento de la Mutua Madrileña también puede atribuirse a su enfoque en la innovación y la digitalización. La compañía ha invertido significativamente en tecnología para mejorar su servicio al cliente y optimizar sus operaciones internas. Esto ha permitido a la compañía ofrecer un servicio más rápido y eficiente, lo que ha sido esencial para atraer y retener a los clientes en un entorno empresarial cada vez más digital.

Este crecimiento en las primas No Vida también ha sido impulsado por la estrategia de diversificación de la compañía. La Mutua Madrileña ha ampliado su cartera de productos para incluir una gama más amplia de soluciones de seguros, lo que le ha permitido atraer a una base de clientes más amplia y diversificada. Esto ha sido crucial para impulsar el crecimiento de la compañía en el primer semestre.

Este sólido rendimiento en el primer semestre es una señal positiva para la Mutua Madrileña, ya que se prepara para el resto del año. A pesar de los desafíos que se avecinan, la compañía está bien posicionada para mantener su crecimiento y continuar ofreciendo productos de seguros de alta calidad a sus clientes.

En conclusión, el crecimiento del 11% de la Mutua Madrileña en primas No Vida en el primer semestre es un testimonio de la fortaleza y resiliencia de la compañía. A pesar de los desafíos económicos y la incertidumbre causada por la pandemia, la compañía ha demostrado su capacidad para adaptarse y prosperar. Con su enfoque en la innovación, la digitalización y la diversificación, la Mutua Madrileña está bien posicionada para continuar su crecimiento en el futuro.

Las computadoras y la tecnología han revolucionado la forma en que operamos en la actualidad. Sin embargo, de vez en cuando, incluso estas poderosas herramientas tecnológicas pueden fallar y causar daños significativos. Uno de estos incidentes recientes es el fallo de Windows que ha causado una caída informática global. Este artículo proporcionará una guía paso a paso sobre cómo arreglar este problema.

La falla de Windows que ha causado este desastre informático global es un fallo notable que ha dejado a varias empresas y usuarios individuales en una situación difícil. Este fallo ha afectado a varios sistemas operativos Windows en todo el mundo, causando interrupciones importantes en varias operaciones diarias. Desde el bloqueo de aplicaciones hasta la pérdida de datos cruciales, este fallo ha causado grandes problemas a los usuarios de Windows.

Pero, ¿qué causó exactamente este fallo? Se cree que el problema proviene de una actualización reciente de Windows. En lugar de mejorar el rendimiento del sistema como se esperaba, la actualización presentaba errores que causaban problemas de rendimiento y otros problemas más graves, como la pérdida de datos y el bloqueo de sistemas.

Afortunadamente, hay formas de solucionar este fallo de Windows. Aquí se describen algunos pasos que puedes seguir para corregir este fallo y devolver tu sistema a su funcionamiento normal.

El primer paso para solucionar el fallo de Windows es identificar el problema. Esto puede ser complicado, ya que el fallo puede manifestarse de varias formas. Algunos usuarios pueden experimentar bloqueos frecuentes de la aplicación, mientras que otros pueden perder datos importantes. Por lo tanto, es esencial identificar cómo afecta el fallo a tu sistema.

Una vez que hayas identificado el problema, puedes empezar a abordar el fallo de Windows. Una de las formas más efectivas de hacerlo es desinstalando la actualización problemática. Windows permite a los usuarios desinstalar las actualizaciones recientes, que pueden ser la causa del problema. Sin embargo, este proceso puede ser complicado y requiere un cierto grado de conocimientos técnicos.

Para desinstalar una actualización, primero debes abrir el panel de control de Windows. A continuación, selecciona «Programas y características» y luego «Ver actualizaciones instaladas». Busca la actualización problemática, selecciona «desinstalar» y sigue las instrucciones en pantalla.

Si este proceso no soluciona el problema o si no te sientes cómodo desinstalando las actualizaciones tú mismo, puedes optar por la restauración del sistema. Esta es una función integrada en Windows que permite a los usuarios revertir su sistema a un punto anterior en el tiempo.

Para utilizar la restauración del sistema, primero debes acceder al menú de inicio de Windows. Luego, escribe «restauración del sistema» en la barra de búsqueda y selecciona la opción correspondiente. A continuación, sigue las instrucciones en pantalla para seleccionar un punto de restauración y revertir tu sistema a ese punto.

Es importante tener en cuenta que la restauración del sistema puede no ser una opción si no tienes puntos de restauración establecidos previamente en tu sistema. Además, la restauración del sistema puede no ser efectiva si el fallo de Windows es particularmente grave.

En estos casos, puede ser necesario tomar medidas más drásticas, como la reinstalación de Windows. Este proceso puede ser complicado y lleva tiempo, pero puede ser la única forma de solucionar un fallo grave de Windows.

Antes de reinstalar Windows, es esencial que hagas una copia de seguridad de todos tus datos importantes. Esto se debe a que la reinstalación de Windows borrará todos los datos de tu sistema.

Una vez que hayas realizado una copia de seguridad de tus datos, puedes proceder a reinstalar Windows. Para hacerlo, necesitarás un medio de instalación de Windows, como un DVD o una unidad USB.

Una vez que hayas insertado el medio de instalación, reinicia tu computadora. Cuando tu computadora se inicie, debería arrancar desde el medio de instalación. A partir de aquí, simplemente debes seguir las instrucciones en pantalla para reinstalar Windows.

Es importante tener en cuenta que este proceso puede ser complicado y puede no ser la mejor opción para todos los usuarios. Sin embargo, en algunos casos, puede ser la única forma de solucionar el fallo de Windows.

En conclusión, el fallo de Windows que ha causado una caída informática global es un problema serio que ha afectado a muchos usuarios. Sin embargo, con un poco de paciencia y los pasos correctos, se puede corregir este fallo y devolver tu sistema a su funcionamiento normal. Recuerda siempre hacer una copia de seguridad de tus datos y, si es necesario, no dudes en buscar ayuda profesional.