"Preferimos ganar dinero": por qué 'comprar' renta fija en un contexto de tipos altos

«Los géneros de interés superiores fortalecen el atrayente de la renta fija«. Son expresiones de los especialistas de BlackRock, que vuelven a aconsejar a los inversores apostar por esta clase de activos en frente de otros con mucho más peligro, como la renta variable, sabiendo la combativa política monetaria que sostienen tanto la Reserva Federal estadounidense (Fed) y del Banco Central Europeo (BCE).

Así como comentan en uno de sus últimos reportes, recomiendan la renta fija pues «no adelantamos que los bancos centrales vayan a llevar a cabo enormes recortes de tipos este año, con lo que escogemos conseguir capital en bonos en un corto plazo, deuda corporativa con puntuaciones crediticias altas y las titulizaciones hipotecarias de entidades gubernativos».

Esta semana está marcada en el calendario de los inversores exactamente por las considerables citas que protagonizan los bancos centrales: este miércoles hay asamblea de géneros de la Fed, y el jueves llega el momento del BCE y del Banco de Inglaterra (BoE).

«Los primordiales bancos centrales volverán a subir las clases de interés esta semana y los sostendrán en cotas altas, en contraste con los recortes que los mercados adelantan a lo largo de este año. Este desajuste se resolverá por el lado de los modelos mucho más altos, suponemos», señalan los estrategas de BlackRock.

Consideran que la inflación «se reducirá con celeridad», pero piensan que «se sostendrá sobre el propósito» del 2% de los bancos centrales, y de ahí que sostendrán las clases altos a lo largo de mucho más tiempo del que espera el mercado. El «nivel persistentemente alto de los modelos» y las discusiones políticas sobre el incremento del techo de deuda estadounidense suponen «peligros», y es preferible no asumirlos en instantes como estos.

«Al fin vuelven los capital a la renta fija merced al incremento de los desempeños y los cupones», de manera que la deuda pública en un corto plazo y el crédito con nivel de inversión (IG) proponen en la actualidad varios de los desempeños mucho más altos de las últimas 2 décadas. «En este preciso momento escogemos conseguir capital de estos activos de renta fija de alta definición, en tanto que las clases suben y se sostienen altos», remarcan estos investigadores.

Insisten en que «el atrayente de la renta fija sigue intacto cuanto mucho más tiempo contengan los bancos centrales las clases cerca de su nivel máximo», y comunican que la carencia de duración -o la sensibilidad de los costes de los bonos a las clases de interés- en el papel en un corto plazo «asimismo contribuye a proteger los capital aun si los desempeños vuelven a subir».

Así como enseña BlackRock, el crédito IG global «proporciona capital líquidos y de alta definición, y pensamos que los sólidos cómputos de las compañías de alta definición que refinanciaron su deuda a tipos mucho más bajos tienen la posibilidad de capear la suave recesión que prevemos». Pero asimismo les agradan los valores apoyados por hipotecas de agencia (MBS) para «diversificar los capital».

ENDURECIMIENTO «EXCESIVO»

«Observamos a los primordiales bancos centrales en una senda de endurecimiento elevado de la política por el hecho de que les preocupa la persistencia de la inflación subyacente, excluidos los costos de los alimentos y la energía», indican los estrategas de BlackRock en el citado informe, en el que señalan que los recientes datos populares tanto en EEUU como en la eurozona no alcanzan.

A su juicio, «los bancos centrales desearán mucho más pruebas de que la inflación subyacente y las presiones salariales están reduciendo de manera sostenible antes de declarar la victoria sobre la inflación y meditar en relajar la política«. Y eso es algo, aseguran que «va a llevar bastante tiempo». En verdad, se animan a aventurar que «no es muy probable que ocurra este año».

Después de las subidas de tipos previstas para esta semana a los dos lados del Atlántico, en BlackRock ven «posible» que se generen mucho más en los próximos meses. Y después los bancos centrales «sostendrán las clases altos». Pero los mercados están valorando recortes de tipos en 2023, aun en el momento en que la Fed y el BCE «insisten en que sostendrán el rumbo».

Esta desconexión «debe resolverse», pero posiblemente el resultado no sea del gusto de unos mercados que adelantan tipos mucho más bajos para finales de año, comunican estos investigadores, que asimismo charlan con aspecto del endeudamiento de EEUU y los inconvenientes que puede ocasionar. El país alcanzó su techo de deuda este mes, con lo que los inversores podrían regresar a soliciar una prima por período al obtener bonos del Tesoro.

Va a haber negociaciones que podrían alcanzar hasta el verano para poder ver si se eleva o no el límite de endeudamiento, si bien «en último término aguardamos una resolución», dicen los especialistas de la gestora. En todo caso, informan: «Otro ‘impasse’ en el techo de la deuda asimismo podría apretar a los activos de peligro, como en capítulos precedentes, lo que nos sostiene precavidos respecto a la renta variable estadounidense«.

Por Dani