Archivo - Monedas, moneda, billete, billetes,euro ,euros, capital, efectivo, metálico, riqueza

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dictado un fallo crucial para los consumidores afectados por cláusulas abusivas en contratos hipotecarios. El tribunal ha sentenciado que el plazo de prescripción para reclamar los gastos hipotecarios en casos donde la cláusula del contrato se haya declarado abusiva, debe empezar a contar desde el momento en que haya una sentencia firme que declare nula dicha cláusula.

El TJUE se pronunció en este sentido en respuesta a dos sentencias solicitadas por el Tribunal Supremo español y un juzgado de instrucción de Barcelona. Los casos involucraban a consumidores que reclamaban al Banco Santander y a Caixabank, respectivamente, la restitución de los gastos de apertura de la hipoteca después de que las cláusulas contractuales relativas a estos fueran declaradas abusivas y anuladas.

En ambos casos, las entidades bancarias alegaron que el plazo para solicitar la restitución, de quince y diez años respectivamente, había expirado puesto que empezó a correr en el momento en que se pagaron los gastos hipotecarios. No obstante, el TJUE ha aclarado que el plazo de prescripción debe empezar a correr desde la fecha en que la resolución que declara abusiva y nula la cláusula en cuestión adquiere firmeza.

Según la Corte, es desde esa fecha cuando el consumidor tiene un conocimiento cierto de que la cláusula era irregular y la posibilidad de conocer sus derechos antes de que empiece a correr o expire el plazo. Por consiguiente, es desde esa fecha cuando el consumidor está en condiciones de hacer valer eficazmente los derechos que le confiere la Directiva Europea sobre cláusulas abusivas.

El TJUE recalca que la legislación europea se opone a fijar como inicio del plazo de prescripción el momento del pago de los gastos. Esta interpretación tendría como consecuencia que, en el momento en que los consumidores reclamaron, el plazo ya habría prescrito independientemente de si los usuarios tenían conocimiento del carácter abusivo de la cláusula.

La corte también se opone a que el plazo empiece a correr en la fecha en la que el Tribunal Supremo nacional dictó sentencias anteriores, en otros casos, en las que se declararon abusivas cláusulas similares. Según el TJUE, no se puede presumir que el consumidor tenga conocimiento de que la cláusula de su contrato tiene un alcance equivalente a las declaradas abusivas por el Tribunal Supremo, ni esperarse que el consumidor lleve a cabo labores de investigación jurídica.

El tribunal europeo aclara además que esta misma razón se aplica con las sentencias del propio TJUE, que no pueden usarse para fijar la fecha de inicio del plazo de prescripción.

La corte recuerda que en sus sentencias no zanja si unas cláusulas concretas son abusivas, sino que deja su examen concreto al juez nacional, por lo que un consumidor, aun cuando resulte afectado directamente por el procedimiento nacional que se remitió al TJUE en una cuestión prejudicial, no puede deducir de la resolución de este tribunal certeza sobre el carácter abusivo de una cláusula específica contenida en su contrato.

Este fallo del TJUE es un importante precedente que proporciona una guía clara para futuras disputas en torno a la prescripción de reclamaciones por gastos hipotecarios. Establece que el plazo de prescripción comienza a contar desde el momento en que se emite una sentencia firme sobre la abusividad de una cláusula, en lugar de la fecha de pago de los gastos o la fecha de sentencias anteriores relativas a cláusulas similares. De este modo, se protegen los derechos de los consumidores y se garantiza una interpretación justa y equitativa de la ley.

Por Dani