lupacb

2022 terminó al fin y los inversores se organizan para un 2023 en los mercados que se encara con optimismo, pero asimismo con una aceptable dosis de precaución. Antes de adentrarnos en el nuevo año, hagamos un último repaso a varios de los puntos mucho más relevantes del pasado, para tomar visión y posicionarnos convenientemente de cara a los próximos meses.

1. Buen accionar de los bancos, merced a las clases, y de las energéticas, mineras y petroleras, merced a las materias primas. Las entidades financieras fueron las considerables favorecidas de la reacción completamente contundente que tuvieron los bancos centrales de todo el planeta frente a la fuerte subida de la inflación. El aumento de los modelos ha impulsando sus márgenes netos de intereses, y muchos son los especialistas que prevén que proseguirán haciéndolo bien en 2023 mientras que las clases se sostienen en escenarios altos el tiempo preciso para supervisar la inflación.

Entre los cinco mejores valores del Ibex este año, tres son bancos (Sabadell, CaixaBank y Bankinter), lo que prueba hasta qué punto estos han dirigido los ascensos en Europa y el resto de todo el mundo. Exactamente, visto que los bancos tengan un peso tan alto en el Ibex es lo que ha propiciado que este haya caído en el año bastante menos que el resto de índices del Viejo Conjunto de naciones.

Se ha cuestionado a las ‘criptos’ hasta la saciedad y costará lo indecible que los inversores vuelvan a recobrar la seguridad

Por enfrente del Ibex 35, no obstante, se ubica el Ftse 100 londinense, que se desmarca como el más destacable de los enormes índices de europa en 2022 gracias, en su caso, al peso que tienen las energéticas, petroleras y mineras, y a lo bien que lo hicieron este género de compañías debido al incremento del precio de las materias primas propiciado por la guerra.

Shell subió mucho más de un 35% en lo que va de año, y Glencore ha repuntado mucho más de un 40%. El Ftse 100 asimismo se ha beneficiado del desempeño de BAE Systems, que se ha disparado un 55% asimismo merced al enfrentamiento entre Rusia y Ucrania, que impulsó la demanda de gasto en defensa. Bancos como Estándar Chartered han contribuido del mismo modo a subir el Ftse 100, con una subida de sobra del 35% en lo que va de año por el alza de las clases de interés.

2. El batacazo de las considerables tecnológicas. En lo relativo a su accionar bursátil, los colosales tecnológicos de Wall Street han representado, indudablemente, la cruz de 2022. Misión se ha hundido mucho más de un 60%; Alphabet, cerca de un 40%; Apple, cerca de un 30%; Microsoft, un 28%…

Pero, indudablemente, quien se ha ‘llevado la palma’ fué Tesla, que se cae cerca de un 70% en 2022.

El ambiente de subidas de tipos ha penalizado a estas compañías, que vieron de qué forma la propaganda en línea se estancaba, de qué manera la demanda se ha ralentizado, y que han sufrido el encontronazo de los inconvenientes en la cadena de suministro. Esto les llegó a comunicar consecutivamente cientos y cientos de despidos.

Entre estas tecnológicas, cabe asimismo integrar a Paypal, que se ha hundido un 60% puesto que sus ejecutivos han reorientado la compañía para atraer y retener a los clientes de prominente valor en vez de intentar hallar muchos clientes como resulte posible en la interfaz de pagos.

3. El desplome de la cotización del bitcoin… y de su reputación. La criptodivisa más especial, el bitcoin, se ha hundido un 65% este año. Alén del batacazo sin precedentes, que se ha extendido al resto de ‘criptos’, el año 2022 podría sospechar un punto de cambio en lo que a la reputación de este mercado tiene relación… y ciertos agregan que aun en lo relativo a su continuidad.

Las fusiones y compras mundiales registraron un descenso récord en el segundo semestre de 2022

Que el ‘niño bonito’ del mundillo, Sam Bankman-Fried, principal creador de la quebrada bolsa de criptoactivos FTX, pase a ser un estafador, no deja en buen rincón todo cuanto circunda este mercado. Cuesta bastante que alguien apueste por estos activos hoy, y considerablemente más que los aconseje. Se ha oído de todo este año, se ha cuestionado a las ‘criptos’ hasta la saciedad, y costará lo indecible que los inversores vuelvan a recobrar la seguridad.

4. Un +190% la Bolsa de Turquía. Fuera del circuito de enormes bolsas, es conveniente pararse a ver lo que hizo la Bolsa de Turquía este año. Al paso que la mayor parte han caído y, las que subieron han logrado ganancias de un solo dígito, el BIST 100 de Estambul ganó prácticamente un 190% en concepto de liras en 2022, su mayor subida desde 1999. Dicen los especialistas que la caída de la moneda ha obligado a los turcos a resguardar sus ahorros, y para esto han acudido en masa a la renta variable económica.

La propiedad de acciones turcas a cargo de extranjeros se ha achicado al 32% desde cerca del 64% hace tres años, al tiempo que las que están a cargo de nacionales han incrementado al 68% desde el 36%, según cantidades del Depósito Central de Valores de Turquía en el mes de noviembre. Los extranjeros semeja que no están persuadidos de invertir en un país donde la inflación está en el 85% y donde el año próximo se aguardan selecciones de presidentes y parlamentarias reñidas.

5. Descenso récord de fusiones y compras (M&A). Las fusiones y compras mundiales registraron un descenso récord en el segundo semestre de 2022. Según Refinitiv, entre julio y diciembre se han comunicado operaciones por un valor de 1,4 billones de dólares americanos, en frente de los 2,2 billones del primer semestre.

El volumen de operaciones cayó un 38% interanual, castigado por el incremento de la inflación y los modelos de interés, que encarecieron los préstamos y la financiación de operaciones.

«Aparte de la gran desaceleración económica y la sensación general de nerviosismo que se apoderó simultáneamente de los mercados de renta variable y renta fija, la seguridad de los inversores y su apetito por las fusiones y compras se vieron poderosamente mermados«, dice Victoria Scholar, especialista de Interactive Investor.

Pesos pesados de Wall Street como JP Morgan y Morgan Stanley registraron fuertes descensos en sus capital de banca de inversión del último trimestre a consecuencia de la caída de las operaciones, y ciertos prestamistas tomaron medidas para mitigar esto. Goldman Sachs, por poner un ejemplo, desveló proyectos para cortar cargos laborales, con la supresión sosprechada de unos 4.000 puestos, o sea, el 8% de su plantilla. Asimismo estudia cortar sus primas para compensar la escasez de operaciones.

Por Dani