«Soy la persona más libre del mundo»

Del parque al estadio: El viaje de Duki

En un mundo donde el éxito y la fama pueden ser efímeros, el joven Duki, cuyo nombre real es Mauro Ezequiel Lombardo, ha logrado convertirse en un fenómeno musical en muy poco tiempo. Desde sus humildes comienzos rapeando en parques en 2018 hasta su reciente coronación en el estadio Santiago Bernabéu, ha sido un viaje impresionante para este artista argentino.

Hace seis años, cuando Duki vino a España por primera vez, sólo se presentó ante un público de 1.500 personas. Sin embargo, su talento y carisma han hecho que su popularidad se dispare, convirtiéndolo en el artista más escuchado de Argentina y el líder de un movimiento musical que ha llegado a los oídos de todo el mundo.

El trap y el reguetón son los géneros que han catapultado a Duki al estrellato. Su música, llena de ritmos pegajosos y letras provocativas, ha resonado de manera significativa entre los jóvenes, y su éxito ha sido tan grande que incluso se ha ganado el sobrenombre de ‘El Messi del trap’.

A pesar de todo este éxito, Duki ha logrado mantener los pies en la tierra. En lugar de dejarse llevar por la egolatría y la fama, sigue siendo auténtico y fiel a sus raíces. «La gente está desesperada por ser conocida y pensar que ser famoso es el éxito no te lleva nada», explica Duki, refiriéndose a la presión que sienten muchos jóvenes artistas en la industria de la música.

Duki es consciente de que su éxito puede ser efímero. «Si estamos sacando 10 temas por semana, estamos matando la música poco a poco», advierte. Sin embargo, en lugar de competir, Duki insta a otros artistas a colaborar y a unirse para impulsar el género.

Duki: Un fenómeno que sigue creciendo

A pesar de su éxito, Duki sigue siendo una persona humilde y accesible. Durante una reciente conferencia de prensa en el estadio Santiago Bernabéu, Duki mostró su lado más humano, compartiendo momentos emotivos con sus seguidores y su familia.

Uno de estos momentos fue su encuentro con Brian, un joven fan que le adelantó regalos por su cumpleaños. Otro momento emotivo fue cuando su madre, Sandra Quiroga, le preguntó qué cree que lo distingue y por qué ha llegado tan lejos en su carrera. «Sigo siendo la persona que era. Soy la persona más libre del mundo», respondió Duki, con lágrimas en los ojos.

Con su próximo concierto en el estadio Santiago Bernabéu, donde se espera que asistan 65.000 personas, Duki está listo para hacer historia. Y aunque se rumorea que otros artistas podrían unirse a él en el escenario, Duki se mantiene reservado al respecto. «Tengo a toda la gente de la producción apuntándome con un rifle», bromeó.

A medida que Duki sigue ascendiendo en el mundo de la música, su viaje es un recordatorio de que el éxito no siempre es instantáneo. A veces, se necesita tiempo, talento y un poco de suerte para llegar a la cima. Pero una cosa es segura: Duki ha demostrado que tiene todo eso y más.