Fernando Alonso

El piloto de Fórmula 1, Fernando Alonso, inició la temporada con una perspectiva cautelosa respecto al nuevo Aston Martin AMR24, ubicándolo como el quinto mejor coche en la parrilla en Bahrein. Esto se reflejó en su noveno puesto en el circuito de Sakhir, en una noticia que fue recibida con decepción por sus seguidores. Sin embargo, el jueves pasado, Alonso mostró un enfoque mucho más positivo, incluso si parecía algo fuera de lugar, sobre sus posibilidades en el Gran Premio de Arabia.

En Jeddah, Alonso afirma que el coche no tiene incorporaciones significativas. A pesar de anticipar otro fin de semana difícil, el piloto asturiano mostró una versión optimista. Durante la sesión matutina, se ubicó segundo, entre los dos Red Bull de Verstappen y Checo Pérez. Por la tarde, Alonso se colocó a la cabeza con un tiempo de vuelta de 1.28.827, lo que aporta un rayo de esperanza.

A medida que avanzaba la recta final del FP2, casi todos los pilotos mejoraron gracias a las condiciones de la pista. Sin embargo, Alonso se mantuvo al frente, acabando el día como el más rápido, por delante de Russell, Verstappen y Leclerc. Estos tres estuvieron separados por solo tres décimas. Checo Pérez, ganador aquí en 2023, completó el top cinco, aunque los resultados no ofrecen muchas pistas para la carrera del sábado.

El circuito urbano de Jeddah Corniche es uno de los más rápidos, exigentes y peligrosos del calendario de Fórmula 1. Exige máxima concentración y una conducción muy precisa. Max Verstappen logró aislarse de las distracciones de los últimos días, relacionadas con el caso Horner y las declaraciones polémicas de su padre Jos.

El tricampeón, centrado en su objetivo de conseguir su cuarta corona mundial consecutiva, inició la carrera con la misma autoridad que mostró la semana pasada. Dominó los primeros libres en Arabia y, aunque acabó la jornada en tercera posición, sigue siendo el gran favorito para la pole del viernes.

Carlos Sainz, que se ausentó de la rueda de prensa del jueves por una indisposición, demostró su firmeza al participar en la primera jornada de acción en Jeddah. A pesar de pasar la noche con fiebre y llegar al circuito con menos de una hora para el inicio de la sesión, decidió competir para completar el programa de pruebas de Ferrari. Terminó séptimo en la sesión de la tarde, cumpliendo su objetivo a la espera de la clasificación.

El viernes, después de una tercera sesión libre de poca influencia, se producirá la segunda batalla por la pole de la temporada. La primera, en Bahrein, fue ganada por Verstappen, quien aprovechó su ventaja en carrera para comenzar el año de la misma forma que terminó el anterior, sin dar oportunidades a sus rivales. Quizás por ello, como sabiamente apuntó Alonso, el paddock de la F1 tiene que ‘entretenerse’ con asuntos extradeportivos debido a la falta de emoción en la pista.