Lagarde: "La política fiscal no debe alimentar las presiones inflacionistas"

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha asegurado este lunes que en el entorno macroeconómico actual la política fiscal no debe alimentar las presiones inflacionistas, al tiempo que los gobiernos deben aplicar políticas fiscales que demuestren su compromiso de reducir gradualmente los elevados índices de deuda pública.

«En el entorno actual de alta inflación, la política fiscal debe ser considerada para no aumentar las presiones inflacionistas. Por lo tanto, el apoyo fiscal debe ser específico, personalizado y temporal. Debe ser focalizado, de modo que el tamaño del impulso fiscal sea limitado y beneficie a quienes más lo necesitan; adaptado, de modo que no debilite los incentivos para reducir la demanda de energía; y temporal, para que el impulso fiscal no se mantenga más tiempo del estrictamente necesario», ha explicado Lagarde durante su intervención ante la comisión parlamentaria de Asuntos Económicos y Monetarios. Además, ha comentado que «los gobiernos deben aplicar políticas fiscales que demuestren su compromiso de reducir gradualmente los altos índices de deuda pública«.

Lagarde ha indicado que la política monetaria está orientada para devolver la inflación al objetivo del 2%, pero que «las perspectivas económicas también dependerán de las acciones que tomen otras partes interesadas«.

En este sentido, ha añadido que lograr la estabilidad de precios es una condición necesaria, «pero no suficiente». «Otras áreas políticas deberán actuar». «Se necesitan políticas fiscales sostenibles no solo para garantizar la sostenibilidad de la deuda a medio plazo, sino también para apoyar las tres transiciones clave que determinarán nuestro futuro y nuestro modelo de crecimiento: hacia una energía más limpia, una mayor seguridad económica y una economía más digital y productiva».

LOS TIPOS DE INTERÉS SEGUIRÁN SUBIENDO

Lagarde ha reiterado el compromiso del BCE en reducir la inflación y para lograrlo, desde el banco central están decididos en tomar las medidas que sean necesarias.

«Esperamos aumentar las tasas aún más a los niveles necesarios para garantizar que la inflación regrese a nuestro objetivo de medio plazo del 2% de manera oportuna», ha indicado.

La banquera central europea también ha vuelto ha insistir en que irán «reunión por reunión» y que «las decisiones del Consejo de Gobierno seguirán dependiendo de los datos«.

«Cuánto más debemos avanzar y qué tan rápido debemos llegar se basará en nuestra perspectiva actualizada, la persistencia de los shocks, la reacción de los salarios y las expectativas de inflación, y en nuestra evaluación de la transmisión de nuestra postura política», ha concluido.

Por Dani