La DGT confirma la implantación de tres nuevas medidas en las carreteras que generarán importantes multas de tráfico

Las recientes vacaciones de Semana Santa han sido testigo de una disminución significativa en el número de víctimas mortales en las carreteras españolas. Según las estadísticas proporcionadas por la Dirección General de Tráfico (DGT), se reportaron 28 muertes en 25 incidentes viales, lo que, en comparación con el año anterior, representa una disminución de siete víctimas mortales. A pesar de este descenso, la DGT continúa su compromiso de implementar nuevas medidas destinadas a reducir aún más el número de accidentes y muertes en las carreteras españolas.

En una reciente entrevista con el diario ‘El País’, el director de la DGT, Pere Navarro, reveló algunas de las nuevas medidas que la entidad tiene previsto implementar en los próximos meses. Entre las más destacadas está el despliegue de patrullas de motos camufladas, que se espera que entren en funcionamiento a partir del verano.

Estas motos camufladas serán una presencia discreta en las carreteras y se espera que disuadan comportamientos imprudentes por parte de los conductores. La iniciativa se centrará especialmente durante los fines de semana y en las zonas que se han identificado como conflictivas, con el objetivo de prevenir infracciones graves y mejorar la seguridad vial.

Además, la DGT también planea implementar medidas para garantizar la seguridad en las carreteras durante escenarios de condiciones climáticas adversas. En particular, durante el invierno, la entidad prohibirá la circulación por el carril izquierdo en caso de nevadas. Esta medida permitirá el paso de quitanieves y servicios de emergencia, ayudando a mantener la seguridad de los conductores y otros usuarios de la carretera.

Para complementar estas acciones, la DGT también planea aumentar la instalación de radares de tramo en diversas carreteras. Según Navarro, se espera instalar un total de 88 radares de tramo en 2024. Uno de los sitios confirmados para la instalación de estos dispositivos es la A-8, donde actualmente operan dos radares fijos en la zona de Saltacaballo, en Castro Urdiales.

Estas nuevas medidas reflejan el compromiso continuo de la DGT de mejorar la seguridad vial y reducir el número de accidentes en las carreteras españolas. A través de la combinación de tecnología, vigilancia y regulación, la DGT espera seguir protegiendo la vida de los usuarios de las carreteras y garantizar un viaje más seguro para todos.

Recordemos que la DGT es una institución que se encarga de la gestión y regulación del tráfico en las carreteras españolas. Su labor es fundamental para garantizar la seguridad vial y prevenir accidentes y muertes en las carreteras.

La implementación de estas nuevas medidas es una muestra de la adaptabilidad y el compromiso de la DGT para enfrentar los desafíos y las necesidades cambiantes de la seguridad vial. A medida que las condiciones y comportamientos en las carreteras cambian, la DGT se mantiene a la vanguardia, implementando nuevas estrategias y tecnologías para mantener a los usuarios de las carreteras seguros.

Esperamos que estas nuevas medidas ayuden a mejorar la seguridad vial en España y hagan de nuestras carreteras un lugar más seguro para todos. Con la implementación de patrullas de motos camufladas, la prohibición de circular por el carril izquierdo durante las nevadas y el aumento de radares de tramo, la DGT está tomando medidas proactivas para reducir el número de accidentes y muertes en las carreteras.