Hitler saluda a la muchedumbre en un evento deportivo en 1935

Las raíces del fútbol alemán: de la Reichsliga a la Bundesliga

En 1933, el panorama del fútbol alemán experimentó un cambio radical. Las Gauligen reemplazaron a las Bezirkligen de la República de Weimar, en un movimiento que marcó el inicio de una nueva era para el fútbol alemán. Los nazis introdujeron 16 gauligen regionales para reemplazar a los länder, los antiguos estados alemanes de la República de Weimar, como Prusia y Baviera, para poder controlar mejor el país. Este cambio provocó expectativas en torno a la creación de una Superliga, la Reichsliga, una gran competencia unificada para toda Alemania.

El deporte como arma propagandística

El deporte se convirtió en un arma propagandística para los nazis, bajo la dirección de Hitler y su asesor Goebbels. Sin embargo, el bajo rendimiento de la selección alemana en el Mundial de 1938 reavivó el debate sobre la idoneidad de la Reichsliga. En agosto de 1939, se convocó nuevamente una reunión para reorganizar seis Gauligas como modelo de transición hacia la Reichsliga, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial suspendió los planes.

La reorganización del fútbol alemán

Con la llegada del nazismo al poder, se planificó establecer una liga nacional al estilo italiano. Sin embargo, Von Tschammen und Osten, Reichssportführer (responsable de deportes en el gobierno nazi), tenía otros planes. La competencia de liga se reorganizó e integró a los 16 campeones regionales en cuatro grupos de cuatro equipos cada uno que se enfrentaban en partidos de ida y vuelta. Los ganadores de cada grupo avanzaban de ronda, enfrentándose en eliminación directa. A partir de 1938, se amplió el número de equipos participantes y los enfrentamientos finales se llevaron a cabo en un solo partido.

La Copa de Hitler y las prohibiciones

En 1933, se celebró la única edición de la Copa de Adolf Hitler. Los nazis prohibieron la participación de clubes de trabajadores o judíos en estos campeonatos, aunque permitieron a estos últimos tener su propia liga hasta 1938. Esta política resultó en la caída de clubes con años de tradición, como el Bayer de Múnich, último campeón antes del nazismo, Eintrach, Kaiserlaunten o Austria de Viena.

El impacto de la guerra en el fútbol alemán

La última temporada disputada fue la de 1943-1944. Durante estos años, los equipos profesionales dependían en su mayoría de jugadores jóvenes o mayores de cincuenta años, ya que muchos futbolistas habían muerto en el frente. Algunos estadios habían sido destruidos por bombardeos y era difícil viajar de una ciudad a otra. El último partido oficial jugado en el III Reich fue el 23 de abril de 1945, donde el FC Bayern venció 3-2 al TSV 1860.

La segregación y el caso del Bayern de Múnich

El caso del Bayern de Múnich es relevante y bien documentado. Se consideraba al Bayern el equipo de los judíos, en parte debido a dos de sus fundadores, Joseph Pollack y Benno Elkan, pero sobre todo por su mítico presidente, Kurt Landauer. Landauer, de origen judío, fue obligado a renunciar a su cargo y fue enviado a un campo de concentración tras la ‘Noche de los Cristales Rotos’.

Reconstrucción tras la guerra

Tras la capitulación final de los nazis el 8 de mayo de 1945, Alemania fue ocupada por la Unión Soviética, Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Los clubes fueron disueltos en el proceso de desnazificación, lo que les permitió reconstruirse. Se inauguraron campeonatos en cada zona de ocupación y en Berlín, que estaba dividida en cuatro zonas ocupadas por las cuatro potencias, se jugó un torneo.

La formación de las Oberligas

El fútbol alemán se reorganizó a partir de 1945 en diferentes campeonatos por zonas llamados Oberligas. Había una Oberliga del sur (zona estadounidense), la Oberliga Suroeste (francesa), las Oberligas Norte y Oeste (británicas), la Oberliga de Berlín y la DDR-Oberliga en la zona soviética.

El nacimiento de la Bundesliga

Uno de los grandes promotores de la organización de una gran liga en Alemania fue Sepp Herberger, seleccionador de la Alemania campeona en el Mundial del 54. A pesar de sus esfuerzos, no logró sacar adelante el proyecto. Así que la gran liga de Alemania, que finalmente se llamó Bundesliga y no Reichsliga, no se constituyó hasta 1963.