Cepsa invierte 75 millones en una planta para elaborar la base de los geles hidroalcohólicos

Cepsa anuncia la construcción de una nueva planta química para la producción de alcohol isopropílico

La compañía Cepsa ha dado a conocer este viernes su plan de inversión de 75 millones de euros para la construcción de una nueva planta química en Palos de la Frontera (Huelva), la cual se enfocará en la elaboración de alcohol isopropílico (IPA). Esta instalación será pionera en España al utilizar hidrógeno verde y materias primas sostenibles en lugar de fósiles, ampliando así la gama de productos más sostenibles de Cepsa Química.

El IPA es un componente fundamental en la fabricación de geles hidroalcohólicos, un producto que ha cobrado gran relevancia durante la pandemia de Covid-19. Además, se utiliza en la producción de productos de limpieza tanto para el hogar como para la industria, lo que lo convierte en un insumo clave en diversos sectores.

Según el CEO de Cepsa Química, José María Solana, este proyecto es parte de la estrategia Next Chemicals in Positive Motion de la compañía. La planta estará conectada al Valle Andaluz de Hidrógeno Verde, lo que permitirá una producción alineada con la lucha contra el cambio climático y la transición ecológica, contribuyendo a la autonomía de suministro en España.

La nueva planta de Cepsa no solo garantizará un suministro constante y de calidad de IPA, sino que también reducirá la dependencia de productos desinfectantes importados de terceros países, especialmente en los sectores médico y farmacéutico. Este enfoque en la sostenibilidad y la autosuficiencia nacional ha sido elogiado por el consejero de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, Jorge Paradela.

Paradela destacó que la inversión de Cepsa es un ejemplo de cómo la innovación, la sostenibilidad y la creación de empleo pueden impulsar el crecimiento económico y el bienestar social. Asimismo, resaltó que la energía a precios competitivos es un factor determinante en la localización industrial, y que la nueva planta de Cepsa fortalecerá la autonomía estratégica de España al producir gel hidroalcohólico de origen renovable.

El alcohol isopropílico tiene múltiples usos en diversas industrias, como disolvente en la fabricación de pinturas, recubrimientos y tintas de impresión, y como intermedio en la producción de ingredientes para la industria farmacéutica, cosmética y agroquímica. La nueva planta de Cepsa, cuya finalización está prevista para finales de 2025, tendrá una capacidad de producción de 80.000 toneladas anuales.

Se estima que la construcción de esta instalación requerirá alrededor de 400.000 horas de trabajo, entre mano de obra directa e indirecta, lo que impulsará la economía local y regional. Con esta iniciativa, Cepsa se posiciona como un actor clave en la transición hacia una producción química más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.