Bloque de viviendas de obra nueva en construcción

El precio de la vivienda de obra nueva en España alcanza nuevos máximos

El sector inmobiliario español ha experimentado una fuerte aceleración en sus precios durante el último año, especialmente en el segmento de la vivienda nueva. Según datos de la Sociedad de la Tasación, los precios de las casas a estrenar alcanzaron cotas cercanas a los 3.000 euros por metro cuadrado al cierre del primer semestre de 2024. Esto ha llevado a que un inmueble de nueva construcción de 80 metros cuadrados tenga un valor medio a nivel nacional de más de 234.000 euros, frente a los casi 225.000 euros de hace un año y los menos de 230.000 euros a finales de 2023.

La tendencia al alza en el precio medio de la vivienda nueva no muestra signos de desaceleración. Sin embargo, es importante destacar que los ritmos de crecimiento han ido disminuyendo por sexto mes consecutivo. Consuelo Villanueva, directora de Instituciones y Grandes Cuentas de la Sociedad de Tasación, señala que la primera mitad del año ha estado marcada por un crecimiento económico mayor de lo previsto, impulsado en parte por un aumento del consumo privado, una recuperación gradual del poder adquisitivo de los hogares y presiones inflacionistas más controladas.

Divergencia entre las regiones y ciudades de España

A pesar de que la media nacional roza los 3.000 euros por metro cuadrado, hay comunidades donde los precios son superados en grandes porcentajes. Cataluña lidera la lista como la región más cara de España con un precio por encima de los 4.600 euros por metro cuadrado. Le siguen la Comunidad de Madrid, que se acerca a los 4.500, y el País Vasco, por encima de los 3.200 euros por metro cuadrado.

En el ámbito urbano, nueve capitales de provincia han superado los precios máximos alcanzados en el anterior ciclo inmobiliario, que culminó con el estallido de la burbuja financiera e inmobiliaria entre 2007 y 2008. Barcelona se mantiene como la ciudad más cara para la vivienda nueva, con un precio que roza los 421.000 euros para pisos de 80 metros cuadrados, tras haberse incrementado un 4,3% en el último año y un 2,1% desde principios de 2024.

Madrid es la segunda urbe más costosa para adquirir una casa a estrenar, donde el mismo inmueble valdría casi 360.000 euros, tras haberse revalorizado por encima del 5% en los últimos doce meses. Aunque los precios en San Sebastián han subido un 4,6% en el mismo periodo, son muy similares a los de la capital, ya que una vivienda similar cuesta más de 350.000 euros.

Mientras tanto, las ciudades de Málaga, Palma de Mallorca y Las Palmas de Gran Canaria, todas con un importante componente turístico, también han superado las cotas máximas registradas entre 2007 y 2008. En estas ciudades, un piso de 80 metros cuadrados vale casi 187.000, más de 215.000 y alrededor de 156.000 euros, respectivamente.

Por otro lado, los precios más bajos de la vivienda de nueva construcción se registran en localidades extremeñas, con Badajoz y Cáceres a la cabeza. En estas ciudades un piso de 80 metros cuadrados cuesta menos de 107.000 euros y poco más de 106.000 euros, respectivamente.

Una serie de capitales mantienen el precio de la vivienda por debajo de los 2.000 euros por metro cuadrado, lo que equivale a pagar menos de 160.000 euros por una vivienda. Algunos ejemplos son Albacete, Almería, Alicante, Ávila, Castellón de la Plana, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Granada, Guadalajara, Huelva, Huesca, Jaén, León, Lleida, Logroño, Lugo, Murcia, Ourense, Oviedo, Palencia, Las Palmas de Gran Canaria, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife, Segovia, Soria, Teruel, Toledo, Valladolid, Zamora, Ceuta y Melilla.

La ciudad donde los precios menos se han recuperado es Ciudad Real, donde el residencial de obra nueva está casi un 30% por debajo de los máximos de 2007. Otras ciudades que también destacan por su lenta recuperación son Zaragoza, Ávila, Albacete, Huelva, Almería, Logroño y Lleida.

Por Dani

You missed

La Mutua Madrileña, un actor dominante en el sector de seguros en España, ha demostrado un rendimiento impresionante en el primer semestre, lo que se refleja en su crecimiento del 11% en primas No Vida. Este aumento es una prueba de que la compañía sigue siendo un pilar fuerte en el sector del seguro, a pesar de los desafíos económicos y la incertidumbre persistente causada por la pandemia del Covid-19.

Este crecimiento del 11% se traduce en un aumento significativo en las primas No Vida, que incluyen seguros de automóviles, seguros de hogar, seguros de salud, seguros de accidentes y seguros de responsabilidad civil, entre otros. A pesar de las dificultades económicas generales, la Mutua Madrileña ha logrado mantener un crecimiento constante en este segmento, demostrando su resiliencia y capacidad para adaptarse a un entorno empresarial volátil y en constante cambio.

Este logro es aún más impresionante, dado que la pandemia ha provocado una disminución general en la demanda de seguros, particularmente en el sector de seguros de automóviles, debido a las restricciones de movimiento y la disminución de los desplazamientos diarios. Sin embargo, la Mutua Madrileña ha logrado mantener su crecimiento en este sector, lo que indica su capacidad para ofrecer productos de seguros atractivos y competitivos que satisfacen las necesidades cambiantes de sus clientes.

Además de su crecimiento en el segmento de primas No Vida, la Mutua Madrileña también ha logrado mantener un sólido rendimiento en otras áreas de su negocio. La compañía ha mantenido una alta retención de clientes, lo que indica un alto nivel de satisfacción del cliente y confianza en la marca. Esto ha sido esencial para mantener la estabilidad de la compañía durante estos tiempos inciertos.

El crecimiento de la Mutua Madrileña también puede atribuirse a su enfoque en la innovación y la digitalización. La compañía ha invertido significativamente en tecnología para mejorar su servicio al cliente y optimizar sus operaciones internas. Esto ha permitido a la compañía ofrecer un servicio más rápido y eficiente, lo que ha sido esencial para atraer y retener a los clientes en un entorno empresarial cada vez más digital.

Este crecimiento en las primas No Vida también ha sido impulsado por la estrategia de diversificación de la compañía. La Mutua Madrileña ha ampliado su cartera de productos para incluir una gama más amplia de soluciones de seguros, lo que le ha permitido atraer a una base de clientes más amplia y diversificada. Esto ha sido crucial para impulsar el crecimiento de la compañía en el primer semestre.

Este sólido rendimiento en el primer semestre es una señal positiva para la Mutua Madrileña, ya que se prepara para el resto del año. A pesar de los desafíos que se avecinan, la compañía está bien posicionada para mantener su crecimiento y continuar ofreciendo productos de seguros de alta calidad a sus clientes.

En conclusión, el crecimiento del 11% de la Mutua Madrileña en primas No Vida en el primer semestre es un testimonio de la fortaleza y resiliencia de la compañía. A pesar de los desafíos económicos y la incertidumbre causada por la pandemia, la compañía ha demostrado su capacidad para adaptarse y prosperar. Con su enfoque en la innovación, la digitalización y la diversificación, la Mutua Madrileña está bien posicionada para continuar su crecimiento en el futuro.

Las computadoras y la tecnología han revolucionado la forma en que operamos en la actualidad. Sin embargo, de vez en cuando, incluso estas poderosas herramientas tecnológicas pueden fallar y causar daños significativos. Uno de estos incidentes recientes es el fallo de Windows que ha causado una caída informática global. Este artículo proporcionará una guía paso a paso sobre cómo arreglar este problema.

La falla de Windows que ha causado este desastre informático global es un fallo notable que ha dejado a varias empresas y usuarios individuales en una situación difícil. Este fallo ha afectado a varios sistemas operativos Windows en todo el mundo, causando interrupciones importantes en varias operaciones diarias. Desde el bloqueo de aplicaciones hasta la pérdida de datos cruciales, este fallo ha causado grandes problemas a los usuarios de Windows.

Pero, ¿qué causó exactamente este fallo? Se cree que el problema proviene de una actualización reciente de Windows. En lugar de mejorar el rendimiento del sistema como se esperaba, la actualización presentaba errores que causaban problemas de rendimiento y otros problemas más graves, como la pérdida de datos y el bloqueo de sistemas.

Afortunadamente, hay formas de solucionar este fallo de Windows. Aquí se describen algunos pasos que puedes seguir para corregir este fallo y devolver tu sistema a su funcionamiento normal.

El primer paso para solucionar el fallo de Windows es identificar el problema. Esto puede ser complicado, ya que el fallo puede manifestarse de varias formas. Algunos usuarios pueden experimentar bloqueos frecuentes de la aplicación, mientras que otros pueden perder datos importantes. Por lo tanto, es esencial identificar cómo afecta el fallo a tu sistema.

Una vez que hayas identificado el problema, puedes empezar a abordar el fallo de Windows. Una de las formas más efectivas de hacerlo es desinstalando la actualización problemática. Windows permite a los usuarios desinstalar las actualizaciones recientes, que pueden ser la causa del problema. Sin embargo, este proceso puede ser complicado y requiere un cierto grado de conocimientos técnicos.

Para desinstalar una actualización, primero debes abrir el panel de control de Windows. A continuación, selecciona «Programas y características» y luego «Ver actualizaciones instaladas». Busca la actualización problemática, selecciona «desinstalar» y sigue las instrucciones en pantalla.

Si este proceso no soluciona el problema o si no te sientes cómodo desinstalando las actualizaciones tú mismo, puedes optar por la restauración del sistema. Esta es una función integrada en Windows que permite a los usuarios revertir su sistema a un punto anterior en el tiempo.

Para utilizar la restauración del sistema, primero debes acceder al menú de inicio de Windows. Luego, escribe «restauración del sistema» en la barra de búsqueda y selecciona la opción correspondiente. A continuación, sigue las instrucciones en pantalla para seleccionar un punto de restauración y revertir tu sistema a ese punto.

Es importante tener en cuenta que la restauración del sistema puede no ser una opción si no tienes puntos de restauración establecidos previamente en tu sistema. Además, la restauración del sistema puede no ser efectiva si el fallo de Windows es particularmente grave.

En estos casos, puede ser necesario tomar medidas más drásticas, como la reinstalación de Windows. Este proceso puede ser complicado y lleva tiempo, pero puede ser la única forma de solucionar un fallo grave de Windows.

Antes de reinstalar Windows, es esencial que hagas una copia de seguridad de todos tus datos importantes. Esto se debe a que la reinstalación de Windows borrará todos los datos de tu sistema.

Una vez que hayas realizado una copia de seguridad de tus datos, puedes proceder a reinstalar Windows. Para hacerlo, necesitarás un medio de instalación de Windows, como un DVD o una unidad USB.

Una vez que hayas insertado el medio de instalación, reinicia tu computadora. Cuando tu computadora se inicie, debería arrancar desde el medio de instalación. A partir de aquí, simplemente debes seguir las instrucciones en pantalla para reinstalar Windows.

Es importante tener en cuenta que este proceso puede ser complicado y puede no ser la mejor opción para todos los usuarios. Sin embargo, en algunos casos, puede ser la única forma de solucionar el fallo de Windows.

En conclusión, el fallo de Windows que ha causado una caída informática global es un problema serio que ha afectado a muchos usuarios. Sin embargo, con un poco de paciencia y los pasos correctos, se puede corregir este fallo y devolver tu sistema a su funcionamiento normal. Recuerda siempre hacer una copia de seguridad de tus datos y, si es necesario, no dudes en buscar ayuda profesional.