Un instante del Dallas Mavericks - Boston Celtics.

Los Boston Celtics arrancan las Finales de la NBA con una victoria contundente sobre los Dallas Mavericks

El TD Garden de Boston fue el escenario de la primera batalla de las Finales de la NBA, donde los Boston Celtics demostraron su superioridad frente a los Dallas Mavericks con un marcador aplastante de 107-89. La dupla estelar formada por Kristaps Porzingis y Jaylen Brown fue la clave del triunfo de los Celtics.

Porzingis, tras su ausencia de más de un mes por lesión, demostró estar en plena forma, anotando 20 puntos, 18 de ellos en la primera mitad del juego. Junto a él, Brown aportó 22 puntos, consolidando la ventaja de los Celtics.

Superioridad verde en una primera parte majestuosa

Los Celtics, después de haberse paseado en la Conferencia Este, llegaban a las Finales con algunas dudas sobre su rendimiento. Sin embargo, demostraron por qué han sido el mejor equipo de la liga este curso. Los de verde llegaron a tener una ventaja de 29 puntos en la primera mitad del partido. Pese al intento de remontada de los Mavericks en el tercer cuarto, los Celtics supieron mantener su ventaja.

En el equipo de Boston también destacaron Jayson Tatum, con 16 puntos y 11 rebotes, y el dominicano Al Horford, con 10 puntos y 7 rebotes. La defensa de los Celtics, que logró 9 tapones, dejó a Dallas con un escaso 7 de 27 en triples.

Lucha solitaria de Doncic en los Mavericks

Por parte de los Mavericks, Luka Doncic fue el mejor con 30 puntos y 10 rebotes, pero no tuvo suficiente apoyo de su equipo. Kyrie Irving, muy criticado tras su polémico paso por los Celtics, tuvo una noche para olvidar con solo 12 puntos.

Los Celtics buscan en estas Finales su anillo número 18, lo que les permitiría superar a sus eternos rivales, los Los Angeles Lakers, que tienen 17 títulos.

Porzingis, el gigante letón, golpea fuerte en su regreso

Porzingis, que se había ausentado desde el 29 de abril debido a una lesión, fue sin duda la gran sorpresa del encuentro. Su entrada al juego revolucionó el partido, anotando 11 puntos en solo siete minutos y propiciando un parcial de 23-5 en favor de los Celtics. Al final del primer cuarto, los Celtics lideraban con un 37-20.

El segundo período fue dominado por los Celtics, con Brown perforando la defensa visitante con un brutal mate. Los Mavericks se vieron abrumados, llegando a perder de 29 puntos en la primera mitad del partido.

Jaylen Brown remata la victoria

Pese a la espectacular remontada de los Mavericks en el tercer cuarto, Jaylen Brown selló la victoria de los Celtics con tres tapones magníficos y reactivando en ataque a su equipo. Los Celtics devolvieron con un 14-2 el parcial a los Mavericks y llegaron al último cuarto con una ventaja de 86-66.

Los Mavericks no encontraron la fórmula para contrarrestar el juego de los Celtics y tendrán que buscar revancha en el próximo partido de las Finales de la NBA, que también se jugará en el TD Garden de Boston.