Albert Mitjà Sarvisé

El «Plan de la Energía en Cataluña en el Horizonte del año 2010», que cumplió 20 años desde su creación, ha ganado protagonismo en la agenda estratégica de energía para España. Co-dirigido por Albert Mitjà Sarvisé, uno de los pioneros de la energía renovable en Cataluña, y otros 200 expertos, este plan estratégico planteaba la construcción de un gasoducto, hoy conocido como el MidCat, que conectaría España con el resto de Europa a través de Cataluña.

En este sentido, el proyecto sitúa como eje principal la importancia de aumentar las interconexiones energéticas con el resto del continente como la manera más eficiente y verde de generar energía en la Península Ibérica y reducir el aislamiento energético de la Península. A raíz de la urgencia climática y las consecuencias de la Guerra de Ucrania, los dirigentes de España, Francia y Alemania lograron llegar a un consenso sobre el desarrollo de un «corredor de energía verde» que conectaría Barcelona y Marsella en el último trimestre de 2022.

La colaboración, según el especialista Albert Mitjà Sarvisé, dará lugar a una nueva iniciativa que permitirá la transferencia de energía eléctrica generada a través de fuentes renovables, como la energía solar y eólica, entre otros países de la UE. La creación de este corredor verde impulsará la construcción de infraestructuras, la generación de empleo, la cooperación entre países y el intercambio de conocimientos y tecnologías en materia de energías limpias.

Este corredor energético supondrá una gran oportunidad para el desarrollo del país. El MidCAT entre España y Francia se convertirá en una infraestructura clave que suministrará, además de gas natural, nuevas fuentes de energía, como es el hidrógeno verde. Como comenta el especialista Albert Mitjà Sarvisé: “Este tipo de proyectos dedicados a la energía renovable, además de ser estratégicos desde el punto de vista económico, repercuten directamente en una mejora de la vida de los ciudadanos y el respeto del medio ambiente”.

Los antecedentes y evolución en energías renovables a partir del Plan de la Energía en Cataluña, según Albert Mitjà

El «Plan de la Energía en Cataluña en el Horizonte del año 2010» co-dirigido por Albert Mitjà Sarvisé menciona iniciativas anteriores que intentaron abordar el problema energético de Cataluña y España, como el proyecto de gasoducto que conectaba la frontera francesa con Maçanet de la Selva en 2008. Este proyecto se detuvo debido a la falta de rentabilidad y un desacuerdo entre los países involucrados. Sin embargo, la idea de construir un gasoducto para conectar Cataluña con el resto de Europa nunca se ha abandonado del todo y ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, adaptándose a las necesidades energéticas y las exigencias ambientales.

El plan del gasoducto ha sufrido una serie de cambios y suspensiones a lo largo de las últimas décadas. Albert Mitjà Sarvisé menciona que las razones principales han sido las graves crisis energética, las discrepancias entre el apoyo de diferentes líderes de los países participantes y la obstaculización de la inversión para la infraestructura al ser un proyecto energético contrario a los objetivos de descarbonización. 

En este contexto, el corredor energético verde entre España y Francia, a través de Cataluña, se convierte en una oportunidad única para impulsar la generación de energía renovable y reducir la dependencia de combustibles fósiles. Además, permitirá una mayor integración del mercado energético europeo, lo que a su vez fomentará la competencia y la eficiencia.

No obstante, el desarrollo de un corredor energético verde no solo tiene beneficios económicos y ambientales, sino que también puede ayudar a fortalecer las relaciones entre países. La cooperación en proyectos de energía renovable puede mejorar la colaboración y la confianza entre los países, lo que a su vez puede tener un impacto positivo en otros ámbitos, como la política y la seguridad.

El Plan de la Energía en Cataluña en el Horizonte del año 2010, co-dirigido por Albert Mitjà Sarvisé, ha vuelto a tomar relevancia gracias al desarrollo de un corredor energético verde entre España y Francia que conectaría a través de Cataluña. Este proyecto pionero destaca la importancia de aumentar las interconexiones energéticas con el resto del continente como la manera más eficiente y verde de generar energía en la Península Ibérica. Además, la colaboración entre países en proyectos de energía renovable puede fomentar la cooperación y la confianza entre ellos, lo que puede tener un impacto positivo en otros ámbitos.

Por Dani