cbtasa interes alcista1

Es posible que los bancos centrales se vean obligados a endurecer la política monetaria mucho más y a lo largo de mucho más tiempo de lo que varios investigadores y mercados aguardan hoy día. De esta forma lo creen en Oxford Economics, al paso que en Pantheon Macroeconomics ven peligros en alza para las previsiones de inflación y la suposición de una tasa terminal del Banco Central Europeo (BCE) en el 3,5%. ¿Cuál es el fundamento?

Ya que todo debe ver con los sueldos. ¿Por qué razón? Los indicadores de seguridad global están progresando, a pesar del encontronazo de los altos géneros de interés, la indecisión geopolítica y la reducción de los capital reales. Y probablemente el relativo optimismo de los usuarios se deba a la resiliencia del mercado de trabajo.

«Un acompañamiento clave para la seguridad del cliente en 2022 fue la fortaleza del mercado de trabajo y nuestros indicadores de seguridad proponen que esto proseguirá cuando menos a corto plazo. El empleo a inicios de 2023 se ha expandido a un ritmo muy afín al de 2022 en la mayor parte de las economías destacadas», apuntan los especialistas de Oxford Economics.

En verdad, resaltan que estos mercados laborales «han asombrado en alza». «Más allá de que esto da alguna promesa de que la recesión económica aguardada logre infligir un daño menor al frecuente en el mercado de trabajo, asimismo probablemente reafirme la determinación combativa de los bancos centrales de muchas economías destacadas». De esta manera, agregan que «la fortaleza persistente de nuestros indicadores de desarrollo salarial resalta el peligro de que los bancos centrales se vean obligados a endurecer la política monetaria mucho más y a lo largo de mucho más tiempo de lo que varios investigadores económicos y mercados aguardan hoy día».

PANORAMA DIFERENCIADO DEL MERCADO LABORAL

Sin embargo, hay que indicar que sólo algunas de las economías están presentando exactamente el mismo panorama de mercado de trabajo, con lo que la amenaza por la parte de la inflación persistente tampoco es exactamente la misma.

EEUU, por servirnos de un ejemplo, -y por consiguiente la Reserva Federal (Fed)- estaría «precisamente en mayor peligro, dada la fortaleza tanto del empleo como del sentimiento salarial». No obstante, la región euro -con el BCE- semeja estar confrontando una amenaza menor. En la eurozona, los mercados laborales de Alemania y también Italia, ámbas economías mucho más expuestas al shock del suministro de gas ruso, se están haciendo más débil de forma rápida, al tiempo que en Países Bajos, Francia y España las condiciones son generalmente equilibrados.

«Esto pone de relieve la bien difícil labor del BCE en el momento de entablar una política monetaria única en 20 economías», afirman los investigadores. El organismo europeo ha advertido de forma continua de los resultados consecutivos sobre la inflación de un mayor desarrollo de los sueldos. En su declaración de febrero, sin ir más allá, mencionó que «los sueldos están medrando mucho más veloz» y que «alguna restauración de la alta inflación se transformó en el tema primordial de las negociaciones salariales», mientras que apuntó los «incrementos salariales superiores a los previstos» como un peligro clave en alza para sus pronósticos de inflación, aun en un medio plazo.

Entonces, ¿qué ámbito hay en la región euro? Los especialistas de Pantheon Macroeconomics no piensan que haya en la actualidad una espiral de costos salariales. «Una espiral de costes de sueldos se identifica por salarios mucho más altos que elevan la inflación. Tal espiral podría desencadenarse si el desarrollo de los sueldos prosigue estancado conforme la inflación baja este año. En otras expresiones, un desarrollo salarial del 4% al 5% es consistente con una espiral de costes salariales si persiste hasta 2023, aun en el momento en que la inflación recula al 2% al 3%», comentan.

Si bien prevén que el desarrollo de los sueldos nominales seguirá con una inclinación en alza, cuando menos en el primer semestre, sobre la inflación, matizan que el desarrollo de los sueldos reales «tampoco es siempre una espiral de costes de los sueldos, en especial si, como sucede en la actualidad, los indicadores adelantados proponen que el desarrollo de los sueldos nominales volverá a reducir próximamente«.

Estiman que una aceleración sostenida en el desarrollo de los sueldos «propondría peligros en alza para nuestras previsiones de inflación y nuestra suposición de una tasa terminal del BCE del 3,5%». Además de esto, ven que las cantidades de desarrollo de los sueldos podrían persuadir al BCE de seguir subiendo las tasas en 50 puntos básicos en el segundo período de tres meses, «en oposición a nuestra línea base de 2 incrementos de 25 puntos básicos».

Por Dani