Lewandowski conecta el tiro que supuso el 0-1.

En los últimos meses del año 2023, el prestigioso futbolista Robert Lewandowski experimentó un declive en su rendimiento deportivo, marcando solo nueve goles en 21 partidos, en comparación con su desempeño habitual. Aunque no aportó ninguna explicación sobre la razón de esta disminución en su productividad goleadora, Lewandowski se enfrentó a este desafío con determinación y esfuerzo para recuperar su brillantez en el campo.

Tras un descanso durante el invierno, el jugador polaco volvió a demostrar su habilidad goleadora, anotando nueve goles en 13 partidos, incluyendo cinco en los últimos cuatro encuentros. Su gol contra el Nápoles le permitió superar a Messi como el jugador más veterano del Barcelona en marcar en la Champions, a la edad de 35 años.

Sin embargo, la buena racha de Lewandowski se vio interrumpida por Osimhen, quien con su primer disparo a portería del Nápoles empató el partido, anulando el gol de Lewandowski. Este gol no tuvo el valor doble que solía tener un gol en campo contrario, debido a que esa regla ha sido eliminada de las competiciones internacionales.

Aunque este gol permitió al Barça tomar la delantera durante un tiempo, el equipo no concedió un solo tiro al Nápoles durante 75 minutos. Logró neutralizar al equipo italiano con una eficacia que ningún otro equipo había demostrado antes, mostrando una de las mejores actuaciones del Barça de la temporada.

No obstante, a pesar del desempeño destacado del Barça, queda mucho trabajo por hacer. La eliminatoria sigue empatada y el desenlace se pospone para el partido de vuelta en Montjuïc, que se espera sea el encuentro más dramático de la temporada. En juego están 10.6 millones de euros, el premio económico por avanzar a los cuartos de final de la Champions. Esta suma sería una pérdida irreparable para el club si no logra avanzar a la siguiente fase.

Por otro lado, el cambio de entrenador en el Nápoles no pareció tener ningún efecto positivo en el equipo. El desconocimiento del nuevo entrenador, Francesco Calzona, sobre el fútbol de clubes, provocó una confusión que el Barça supo aprovechar.

En el último partido de la Champions, sólo tres jugadores que habían participado en la última eliminatoria estuvieron presentes: Ter Stegen, De Jong y Pedri. Esta eliminatoria fue también la única en la que participó el presidente del Barcelona, Joan Laporta, quien había sido elegido apenas tres días antes.

El entusiasmo por participar en la Champions era palpable entre los dirigentes del Barcelona, muchos de los cuales se subieron al avión para presenciar el partido. A pesar de las dificultades, el equipo se mantiene optimista y determinado a dar lo mejor de sí en los próximos encuentros.