Pisos turísticos en Ciutat Vella.

El pasado año, febrero de 2024, marcó un hito en el sector de la vivienda turística en España, con un crecimiento del 9,2% en comparación con el mismo mes en 2023. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), este incremento se traduce en un total de 351.389 apartamentos destinados al turismo. En términos porcentuales, este incremento puede parecer modesto, pero en términos absolutos, representa un aumento de miles de viviendas disponibles para el turismo.

En el panorama global, estas viviendas turísticas representan alrededor del 1,33% del total de viviendas en territorio español, lo que supone un aumento desde el 1,21% del año anterior. Estas cifras ya superan el 1,29% registrado en octubre del año pasado, cuando se contabilizaron 340.424 viviendas turísticas. Este crecimiento constante indica una tendencia al alza en el sector de las viviendas turísticas en España.

En términos regionales, Andalucía lidera el ranking de apartamentos turísticos con 82.454, lo que representa un incremento del 17,5% respecto al año anterior. Le siguen la Comunidad Valenciana y Catalunya, con 59.413 (+19%) y 52.598 viviendas (+15%), respectivamente. Otras comunidades autónomas con un alto número de viviendas turísticas son Canarias con 46.784 (+9,6%), Baleares con 25.073 (-1,2%), Madrid con 19.456 viviendas (+19%), y Galicia con 17.883 (+21%).

Además de la cantidad de viviendas, también es importante considerar la capacidad total de estas propiedades. En febrero de este año, el total de plazas de viviendas turísticas alcanzó la cifra de 1.751.263, lo que representa un aumento del 13,3% en comparación con las 1.545.368 del mismo mes de 2023. Esta cifra indica un crecimiento en la capacidad de alojamiento, permitiendo a más turistas disfrutar de la hospitalidad española.

No obstante, el número de plazas por vivienda turística ha experimentado un ligero descenso en comparación con años anteriores. En febrero de 2024, se registró una media de 4,98 plazas por vivienda turística, ligeramente inferior a los 5,06 por piso de años anteriores. Aunque este descenso puede parecer insignificante, refleja un cambio en el tipo de viviendas turísticas disponibles, con un ligero cambio hacia propiedades más pequeñas.

En resumen, el sector de la vivienda turística en España ha experimentado un crecimiento generalizado, tanto en términos de la cantidad de viviendas disponibles como en su capacidad total. En términos regionales, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Catalunya lideran el camino, pero otras regiones también han experimentado un crecimiento significativo. A medida que este sector continúa creciendo, será interesante ver cómo se desarrolla en los próximos años y qué impacto tiene en la economía española en general.

Por Dani