Pedro Sánchez y Teresa Ribera durante la inauguración de la feria de Energías Renovables, Genera 2024.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha anunciado recientemente la aprobación de subvenciones que alcanzan hasta un total de 900 millones de euros. Estas subvenciones se destinarán en las próximas semanas a proyectos de hidrógeno renovable que están siendo liderados por algunas de las empresas más reconocidas en el sector energético del país, como son Repsol, Iberdrola, EDP y Endesa.

Estos proyectos han sido seleccionados por Bruselas en el marco del segundo Proyecto Importante de Interés Común Europeo (IPCEI), que tiene como objetivo principal impulsar la cadena de valor del hidrógeno. Los proyectos españoles se llevan a cabo en diferentes regiones del país, como Andalucía, Aragón, Castilla La Mancha, Murcia y País Vasco.

La declaración de IPCEI por parte de la Comisión Europea implica la autorización de ayudas estatales que superan los límites establecidos en la normativa general. En septiembre de 2022, Bruselas seleccionó 35 proyectos de infraestructuras de hidrógeno o aplicaciones de hidrógeno en el sector industrial ubicados en trece países para repartir un total de hasta 5.200 millones de euros.

En el caso de España, los proyectos seleccionados son siete y corresponden a las cuatro empresas mencionadas anteriormente. Entre ellos, destaca el electrolizador de 100 megavatios (MW) que planea instalar la filial vasca de Repsol (Petronor) en Vizcaya en 2026. Esta iniciativa se produce después de que la empresa puso en marcha su primer proyecto de hidrógeno (2,5 MW) a finales del año pasado.

Además, la misma empresa planea instalar otra máquina con la misma capacidad en Cartagena. En ambos casos, estos electrolizadores estarán situados junto a las refinerías que la empresa tiene en Bilbao y Cartagena para el desarrollo de combustibles sintéticos o renovables.

También han sido seleccionados para recibir ayudas las plantas de hidrógeno que EDP planea instalar en Aboño (Asturias) y Los Barrios (Cádiz), lugares en los que actualmente cuenta con centrales térmicas. La eléctrica, que prevé cesar el uso del carbón en 2025, quiere instalar un electrolizador en lo que ha denominado el Valle asturiano del hidrógeno para alimentar a la industria asturiana.

En el caso de Iberdrola, el proyecto seleccionado por Bruselas es el ubicado en Puertollano (Ciudad Real), donde aspira a producir hidrógeno para sustituir el gas por este vector energético para producir amoniaco para la producción de fertilizantes. Por otro lado, Endesa, con la filial de renovables de su matriz Enel, Enel Green Power, prevé la instalación de un electrolizador de 7,2 MW de potencia en Alfajarín (Zaragoza) para abastecer a Industrias Químicas del Ebro (IQE).

Pedro Sánchez ha afirmado que con estas iniciativas se pretende crear un auténtico ecosistema industrial que atraiga toda la cadena de valor, desde la fabricación de electrolizadores hasta la producción de hidrógeno renovable y su aplicación a la descarbonización de los sectores manufactureros y el transporte. Además, se busca la exportación a otros países europeos.

Es importante recordar que el Gobierno ya repartió hace un año 74 millones entre cuatro proyectos españoles de hidrógeno en el marco del primer IPCEI de este vector energético. En este caso, las empresas beneficiarias fueron H2B2, Nordex, SENER e IVECO con proyectos que se ubican en diferentes localizaciones de Andalucía, País Vasco, Navarra, Asturias, Castilla y León, Cataluña y la Comunidad de Madrid.

Por Dani